Skyline Diner, una hamburguesa en el Barrio de las Letras

¿Dónde comer una buena hamburguesa en Madrid? Nuestros oídos no dejan de escuchar esa pregunta incesantemente y, por azar o fortuna, siempre tenemos un sitio ‘top’ para recomendar. Somos como la Wikiburger (hum… ¿Esto está patentado?, sería una ideaza) “¿Conocéis Skyline Diner?”,  y así por arte de magia ya tenemos a nuestro público cautivado, como ahora mismo os tenemos a vosotros. ¿Queréis saber más? Leed, amigos ¡leed!

skyline_dinner_hamburguesas

En pleno barrio de las Letras hay un pedacito de Nueva York: Skyline Diner. Un bonito local con mucho bueno rollo, mobiliario ‘made in USA’ y gran ventanal para poder cotillear la cocina ha conquistado nuestros ‘burgercorazones’. A los amantes de las hamburguesas les sonará este lugar pues fue el emplazamiento de un Peggy Sue’s, cadena que triunfó cuando la comida americana no estaba de moda y que fue de capa caída en pleno apogeo hamburguesil.

skyline_dinner_local2

Al menos, para cubrir esta pérdida, tenemos a Skyline Diner. Nada más entrar nos quedamos leyendo los carteles cuqui-divertidos que cuelgan lemas como este: “Somos lo que comemos así que no seas simple, rápido, cutre o falso”. ¡Toda una declaración de intenciones!

 

skyline_dinner_local

Para ir abriendo boca, sacamos nuestro lado más ‘Homer Simpson’ y pedimos un par de cervezas artesanales elaboradas en Madrid: Chula. No nos podía pegar más tener esos botellines en la mesa. Como beber sin más está muy mal visto, encargamos unos nachos, tradición que estamos implantando sin quererlo y que pedimos allá donde vayamos. Tendríamos que inaugurar una sección de nachos. ¡Larga vida a los nachos!

skyline_dinner_nachos

En Skyline Diner nos dejan elegir el ingrediente principal que acompaña a los nachos: chili con carne, carne de pollo o ternera. Fue fácil elegir: ternera iba en la hamburguesa, el chili nos iba a ‘alelar’ el paladar; solo quedaba nuestro amigo el pollo. Además iban acompañados de tomate picado, guacamole súper suave, sour cream y queso cheddar; ojo, junto pero no revuelto, todo iba picado en cuencos y tú elegías con qué bañar los nachos. ¿Su precio? 9,75 €.

skyline_dinner_hamburguesas2

Decidir la hamburguesa nos costó bastante y es que todas tenían pintaza. Por si fuera poco, puedes personalizarlas de arriba abajo, desde la carne (ternera, Black Angus o pollo a la plancha o empanado) a todos los extra que se te ocurra (previo paso por caja registradora). Tras largos minutos de indecisión logramos elegirlas, ¡aquí van!

Little Italy (Bea)

skyline_dinner_hamburguesa_skyline

¿Para qué jugársela? ¿Cómo iba a fallar pidiendo la hamburguesa homónima del local? Base de Rúcula, Suave Salsa de Nata, Albahaca Fresca, Queso Gorgonzola y extra de Bacon. Pin-ta-za. La presentación es inmejorable, te pide fotos para Instagram según llega el plato a tu mesa. Puedes rematar la hamburguesa a tu gusto con cebolla fresca, lechuga y tomate. Su aspecto no defrauda, al gusto, una carne de ternera jugosa y sabrosa. El toque lo aporta el pan americano; un mollete artesanal y tostado al punto que hará que te derritas por la Skyline. Otro punto a favor de ir a conocer Skyline Diner son sus patatas fritas. Crujientes y perfectamente doradas, cortadas, por así decirlo, en juliana. ¡No te resistirás a ellas!

Precio: 10,50 €

Skyline (Inés)

skyline_dinner_hamburguesa_2

Que voy a decir, me gustan los clasicos… Queso Cheddar, Beicon Ahumado (mmmmm), Cebolla Frita, Pepinillo Agridulce y Salsa Barbacoa, Cebolla Morada y Tomate… todo esta maravilla acompañada de patatas fritas: R I Q U I S I M A. Es su burger TOP ( por eso de que se llama igual que el local) si quereís ir sobreseguros os la recomiendo al 100%. Mi elección fue Ternera Black Angus, estaba super jugosa,de las mejores que he probadoPersonalmente tengo muchas ganas de volver para probar otras maravillas que vi en la carta, que lástima que no tenga aguante para comer 4 hamburguesas el mismo dia y poder hacer las reviews (en ansia me puede)

Precio: 11,50 €

 

Un dulce bocado

skyline_dinner_tarta
¿A quién le amarga un dulce? Otro de los puntos a favor de Skyline Diner son las tartas. Si no eres fan de las hamburguesas, que lo dudo si estás leyendo estas líneas, puedes ir una tarde a merendar o bien, hacer como nosotras y reventar tras una cena copiosa. Para rematar la velada pedimos una de las especialidades de la casa: Red Velvet; y una tarta de Oreo que nos recomendó la camarera aunque no estábamos muy por la labor (¿sería de las de Royal?) Cuando llegaron los pedazos de tarta a la mesa se nos cayó la baba. Ya solo con olerlos… ¡se te hacía la boca agua! La red velvet cumplió como una campeona: una textura esponjosa tanto como la cama de un ángel. ¿Las camas de los ángeles deben de ser cómodas, no? Mientras, la de Oreo lejos estaba de parecerse a las de Royal que, en más de una ocasión nos han colado en algún restaurante. Era imposible dejarla en el plato. Todo esto acompañado con un menta poleo para ayudar a la digestión. Con sacarina, por supuesto. Que hay que cuidarse.

skyline_dinner_tarta_oreo

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*