Ventresca con brotes verdes y vinagreta

El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó… ¡Por fin estamos en verano! Así que, empezamos la renovación culinaria en casa. Hoy comemos ¡Ventresca sobre brotes verdes con vinagreta de aceituna negra y albahaca!

Empezamos la época de la vida social “a tope”. Bodas, escapadas playeras, cenas con amigos, sesiones nocturnas de terraza… y en todos los eventos la comida ocupa un lugar destacado. Sin embargo, es tan fácil excederse comiendo en los eventos como controlarse en casa los días siguientes.

Tan sencillo es sucumbir al pincho playero de medio día, al helado del postre o al cóctel de media noche como dar una tregua al cuerpo con platos mucho más saludables, depurativos y frescos después del atracón.

El cuerpo no pide frescor y ligereza, y eso es lo ideal para contrarrestar. Es época de gazpachos, salmorejo y ensaladas que ayudan a paliar las altas temperaturas y, además, hacen un favor a nuestra alimentación. Aunque las ensaladas de verduras, vegetales y frutas son mi plato de cabecera todo el año, ya sean frías o templadas, ahora es el momento de explotar sus posibilidades al máximo.

En verano, mis ensaladas cambian. Pueden ser los mismos ingredientes, porque gustos y preferencias no cambian, pero por pequeños detalles o por mi actitud, son diferentes.  Son más llamativas, coloridas, refrescantes, originales, exóticas y, sobretodo, sabrosas. A veces, soy tan improvisadora e imaginativa, que al poco tiempo casi olvido al 100% el contenido exacto del plato con cantidades ajustadas, especias y matices concretos.

Lo bueno de ésto es que, aún comiendo ensaladas con mucha frecuencia, no consigo aburrirme de ellas, porque todas son particulares aunque lleven lo mismo. Ya sea por un matiz en la vinagreta, una especia de último momento, o simplemente por la actitud y el momento, no son iguales.

Hoy os traigo una ensalada que en composición es muy sencilla y tradicional, la clave y punto fuerte está en la vinagreta. Al principio me pareció una apuesta arriesgada, pero el resultado es genial. Unas aceitunas negras sobrantes de una tarde de picoteo en casa, a las que tenía que dar salida para evitar que se estropearan, y una de mis hierbas aromáticas favoritas, la albahaca, y ¡sorpresa!

No suelo añadir aceitunas en las ensaladas, salvo recetas muy puntuales, porque no es de mis ingredientes preferidos, pero pensando que se hace paté de aceituna y vinagretas de mil sabores… ha surgido la idea. Lo de añadir albahaca es porque desde hace mucho tiempo todas mis vinagretas llevan algún tipo de hierba o especia, o aceites/vinagres aromatizados. Desde que decidí prescindir de la sal para los aliños he descubierto que con éste pequeño truco no la echo de menos.

La ensalada quedó magnífica, y eso que tuve mis dudas al principio. Realmente la vinagreta se lleva todo el mérito de éste plato. Ánimo y ¡a la cocina!

¡Qué aproveche!

Ventresca con vinagreta de aceituna negra y albahaca

Ventresca con brotes verdes y vinagreta de aceituna negra y albahaca
Serves: 2
 
Ingredients
  • 1 bolsa de brotes verdes
  • 1 lata de ventresca al natural o en aceite de oliva
  • 5-6 tomates cherry
  • 10-12 aceitunas negras
  • Albahaca
  • Vinagre de manzana
  • Vinagre balsámico de módena
  • Aceite de oliva
Instructions
  1. Limpiamos los brotes verdes y los ponemos como base acompañados de los tomates troceados.
  2. Cubrimos con unos lomos de ventresca.
  3. Preparamos la vinagreta: picamos (muy picadas) las aceitunas, añadimos 1 cucharada de aceite, una cucharadita de vinagre de módena y otra de manzana y espolvoreamos albahaca.
  4. Batimos con un tenedor para emulsionar la mezcla y conseguir un resultado homogéneo.
  5. Aliñamos la ensalada y servimos.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: