Pan de remolacha

Mientras pensaba en qué tipo de pan iba a preparar para el blog, me he dado cuenta de que se podría hacer pan, utilizando casi cualquier líquido. Así que en esta ocasión me decidí a probar con la remolacha. ¿El resultado? Un pan interesante que al contrario de lo que supuse al inicio, no resultó ser un pan demasiado intenso en sabor, pero sí rico en matices.

Opciones

Para la elaboración de este pan, necesitas licuado de remolacha. Puedes emplear remolacha cruda o la que viene ya precocinada. En cuanto a las semillas, he utilizado sésamo negro y semillas de lino, pero puedes usar las semillas que más te gusten: nueces, semillas de girasol, semillas de amapola, etc.

En cuanto a las harinas, puedes utilizar únicamente harina panadera o combinarla con otras harinas, como la harina de avena, centeno, trigo o espelta. Eso sí, te recomendaría que fuesen de naturaleza integral, puesto que aportan mucho sabor y son más completas que su versión refinada.

Panecillos de remolacha

Panecillos de remolacha

 

Pan de remolacha
Author: 
Recipe type: Pan
Serves: 9-10
 
Ingredients
  • 300 g de harina panadera.
  • 200 g de harina de avena integral.
  • Un sobre de levadura seca de panadero.
  • 15 g de semilla de sésamo negro.
  • 15 g de semillas de lino.
  • 12 g de sal marina.
  • 330 ml de licuado de remolacha.
Instructions
  1. En un bol, mezclar las harinas, la levadura seca, las semillas y la sal marina.
  2. Una vez mezcladas, añadir el licuado de remolacha a la mezcla de harinas y amasar. Dependiendo del tipo de harina que usemos, quizás necesite un poco más de líquido. Añadir lo necesario de agua templada (con una temperatura inferior a 30 grados centígrados), hasta que consigamos una mezcla homogénea.
  3. Formamos una bola con la masa, introducimos en un bol y cubrimos con un paño húmedo, hasta que doble su tamaño (suele ser un par de horas, en esta fase no te preocupes si la dejas un poco más).
  4. Una vez que ha doblado su tamaño, amasamos de nuevo. Si la masa está algo rígida, amasamos vigorosamente y sacamos todo el gas. Dividimos la masa, en porciones de 100 gramos, normalmente, suelen salir entre 8-9 porciones, y formamos panecillos pequeños.
  5. Sacamos la placa del horno, disponemos un papel de horno y dejamos que la masa aumente su tamaño, cubierta con un paño húmedo (normalmente suele ser entre unos 45 minutos una hora, aquí si es importante estar pendiente y no pasarse con los tiempos).
  6. Mientras tanto precalentamos el horno a 180ºC
  7. Una vez que la masa haya aumentado su tamaño, hacemos un corte en la superficie, y mantenemos en el horno, 30-35 minutos a 180º. Al introducir el pan es conveniente humedecer el horno con un vaporizador de agua.
  8. Finalizada la cocción del pan, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla…¡y a disfrutar!

El consejo

El pan es un alimento con alto contenido en hidratos de carbono, que puedes consumir de manera ideal a primeras horas del día. Con un poco de queso fresco, aceite de oliva y acompañado de zumo natural y café con leche, resulta una opción estupenda para un desayuno completo.

¡Espero que te animes a probarlo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: