Cinco bebidas para combatir el otoño

Me gusta cuando llega el frío. Colgarme las bufandas y los jerseys de lana hace que me sienta como protegida. Siempre tengo la imagen en la cabeza de cualquier persona, abrigada hasta las cejas, paseando por las calles gélidas con su bebida en la mano; debe ser algo que se me ha contagiado de mis visitas a tierras inglesas y americanas. Y como dicen que por esos lares están más desarrollados que nosotros, que nos llega todo tarde (señores, se equivocan, ustedes no tienen ni a los Roca ni a Ferrán Adriá, ni mucho menos nuestros estupendos relaxing cups of café con leche), aquí vengo cargada con unas cuantas ideas para que paseemos a gusto por las ciudades de nuestra tierra haciendo ver que somos de lo más modernos.

Aquí os traigo una selección de mis bebidas calientes favoritas, que conste que el cappuccino es una de ellas también.

Choco-choco bang bang

1. Chocolate caliente con marshmallows

¿Quién no ha sucumbido alguna vez a la tentación de un buen chocolate caliente? Y ya si le incorporamos una nata montada de las de verdad o unos marshmellows ricos, te mueres. Para mi naturaleza chocolatera es toda una tentación, menos mal que no me creo eso de que sea un afrodisíaco, que si mi cerebro lo pensara estaría desatada. Hay muchas maneras de preparar un chocolate caliente, desde abrir el bote de ColaCao hasta tirar por la opción que os recomiendo.

250gr de chocolate negro intenso
750ml  de leche
250ml de nata
150gr de azúcar
1 cucharada de cacao puro en polvo
1/2 vaina de vainilla

Marshmellows

Ponemos a calentar la leche con la nata, el azúcar, el cacao y la media vaina de vainilla rascada. Por otro lado derretimos el chocolate ligeramente en el microondas. Cuando la primera preparación esté caliente la vertemos poco a poco sobre el chocolate y removemos bien, metemos la batidora para emulsionar y listo. Si queremos espesar un poco nuestro chocolate sólo tendremos que incorporar una cucharada de maizena disuelta previamente en parte de la leche fría. Servid con pajita, que sino acabaréis con unos bigotes como los del gato con botas.

Sangría en versión caliente

2. Mulled wine

Este se convirtió en amigo mío paseando por Portobello Road el fin de semana del 5 de octubre hace un par de años, cuando fui a visitar a mi mejor amiga a Londres. Es bastante navideño pero como yo lo conocí en otoño no se va a librar de estar en esta lista de imprescindibles. La idea consiste en convertir nuestra typical spanish sangría en un bebedizo calentito que abrazar con las manos. Aquí no añadimos ni gaseosas de naranja ni de limón ni ninguna de esas guarrindongadas, sino que calentamos nuestro vino con unas rodajas de naranja y unas cuantas especias, aquí la proporción:

1 botella de vino tinto (si no es Don Simón mejor que mejor)
60gr de azúcar moreno
1 naranja cortada
1 palito de canela
1/2 limón cortado
1/2 lima cortada
2 clavos de olor
1 nuez moscada rallada
1/2 vaina de vainilla rascada
1 hoja de laurel

Lo primero que hacemos es calentar el azúcar con las especias, las frutas y la cantidad necesaria de vino para que lo cubra ligeramente. Cuando ya tengamos el azúcar disuelto y un estupendo sirope en nuestra olla, bajamos el fuego al mínimo e incorporamos el resto del vino. Mantendremos a una temperatura baja para que no se sobrecaliente, pierda el alcohol y ya no tenga gracia el asunto.

La mejor manera de dar calabazas

3. Pumpkin-Spice Latte

Yo trabajé en un Starbucks, y no me arrepiento de reconocerlo. Lo cierto es que cuando mis padres me mandaron interna a Londres yo no lo entendía y les decía insistentemente que no se preocuparan, que cuando fuese mayor me iría a alguna ciudad inglesa a trabajar en un Starbucks y aprendería el idioma. Debía de parecerme muy cool eso de ser barista. Así que en cuanto crecí un poco, como ya sabía inglés, decidí tener la aventura en España y más cerquita de casa. Y fue un año estupendo a pesar de que el azúcar casi se me dispara hasta Júpiter.
Esta bebida no la conocí en España tampoco pero no estaría mal traerla, es un café con carga de azúcar considerable pero con un buen contraste con la calabaza, no podría ser más adecuado para las fiestas de los muertos que llegan ahora.

Para el sirope: 3 cucharadas de puré de calabaza, 2 1/2 tazas de agua, 1 cucharadita de nuez moscada, 2 ramas de canela, 1 vaina de vainilla, 1 taza de azúcar, 1/2 cucharadita de jengibre molido o 1cm de jengibre fresco
Café, leche caliente y  Nata montada.

Tenemos que hacer el sirope de calabaza y para eso ponemos al fuego el azúcar con las especias y el agua durante unos 15 minutos, lo tapamos con un papel film y lo dejamos infusionar otros 10 minutos. Colamos el agua y devolvemos al cazo con el puré de calabaza, removiendo bien para que se mezcle todo.

Para terminar nuestro café pondremos sobre la base de éste un poco de nuestro sirope de calabaza, añadimos el shot de expresso y encima la cantidad de leche caliente al gusto que queramos. Terminamos con nata montada y un buen libro para acompañar nuestra merienda.

Cura sana, culito de rana…

4. Infusión de Jengibre, Limón y Miel

La mejor manera para escaparse de cualquier resfriado traída directamente desde los supermercados Sainsbury de Londres. Vuelvo con la maleta llena de bolsitas de este té cada vez que voy por la Pérfida Albión. Vaya, echo la vista atrás y me doy cuenta de que la mayoría de las bebidas vienen del extranjero, parece que de España sólo conozco el agua. Además de reconfortante y revitalizante, este agüita hará que todos vuestros males de garganta se pasen en un periquete.

1 cucharada de jengibre rallado fresco
1 cucharada de zumo de limón
1 cucharada de miel (o más o menos según os guste)

Para hacerlo infusionaremos el jengibre en agua hirviendo durante 3 minutos. Mientras tanto ponemos en una taza la miel y el limón y cuando la infusión esté lista la colamos y la volcamos sobre éstos, removiendo hasta que se disuelva bien la miel.

La joya de las leches

5. Leche de oro

Desde que la conocí la leche de oro ha sido la bebida estrella cuando necesito reconfortarme. Me tiene calentita, entre algodones, cuidadita y me deja neque en la cama, mejor que cualquier Valium, Melatonina o Lexatín.
Para una taza utilizaremos:

-3/4 de cucharadita rasa de cúrcuma.

-150gr de leche semidesnatada

-1 cucharadita de miel al gusto.

En un cazo al fuego medio disolvemos todos los ingredientes en la leche y servimos en una taza bieeeeeeeeen caliente.

 

Y vosotros, ¿Tenéis una bebida reconfortante favorita?

7 comentarios sobre:
“Cinco bebidas para combatir el otoño”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*