Apicius, 10 años con los más grandes

La que es empollona lo es toda su vida, debe ser un gen de esos que te meten en la cabeza y ya luego no sale ni a tiros. A mi, por si fuera poco, me lo debieron pegar con super glue para que no pudiese escaparme ni aún queriendo. Así que siendo fiel a mi naturaleza, entenderéis que tengo mis librerías llenas de libros y manuales, la mayoría de ellos de cocina. Y en vez de jugar al ya archiconocido Angry Birds, cada rato que tengo vacío lo empleo en estudiar algún párrafo de arroces, peces, bombones o helados, entre otros. Para eso, en mi casa además de habitar mi familia, mi perra y yo, viven con nosotros una serie de cuadernos de Apicius, Pastry Revolution y unos quince libros más editados por Montagud (por supuesto,al mismo nivel para mi que la saga de Harry Potter). Que viva el frikismo.

Pero bueno, no quiero contaros qué más hay en mis estanterías porque luego llegan las malas interpretaciones, que ya sé yo que tenéis la mirada imaginación sucia. De lo que quería hablar es del buen rato que pasé anoche en la fiesta del décimo aniversario de estos cuadernos que Ferrán Adriá denominó como “el notario de la cocina contemporánea”. Porque no son libros normales, no. Nada que ver. Son libros de gastronomía, con todas las letras y bien en mayúsculas. Están editados con un amor especial, y eso se nota, y engloban todo lo que a este arte pertenece: filosofía, cultura, recetas, consejos, cocineros, visión, calidad, futuro, tradición y buen hacer. Y fue todo eso lo que se reunió anoche en el Hotel de Las Letras para celebrar un aniversario lleno de pasión, algo que también se ha plasmado en el ejemplar  que ha salido este mes haciendo homenaje a los 21 mejores platos de la última década de vanguardia que, según ellos, han tenido como artífices a: Albert Adrià, Alex Atala, Andoni Luis Aduriz, Ángel León, Björn Frantzén, Carlo Cracco, Eneko Atxa, Enrique Olvera, Gastón Acurio, Grant Achatz, Heston Blumenthal, Jordi Roca, Martín Berasategui, Massimo Bottura, Michel Bras, Pascal Barbot, Quique Dacosta, Rene Redzepi, Rodrigo de la Calle, Virgilio Martínez y Yoshihiro Narisawa.

Se premió a los mejores y, además, pudimos probar las mejores croquetas del mundo, made in El Echaurren, la famosa Fabada Asturiana de Casa Gerardo, el Pesto de Paco Pérez, el plancton hecho ostra de Ángel Leon, la cocoha de atún de Mario Sandoval, el Bollo preñao de morcilla de Paco Morales, distintos helados de Fernando Sáenz y unos pasteles alucinantes hechos por la mano maestra de Paco Torreblanca. Pero lo mejor de todo fue el buen rato que pasamos, el homenaje tan grande que se le dio a la gastronomía y ver cómo en España tenemos auténticos genios en este ámbito. Gracias Apicius, gracias Montagud, por el fantástico trabajo, sois, sin duda alguna, los mejores en esto.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*