2013 a cámara rápida

Si tuviera que elegir un momento de este año sería completamente incapaz. La vida da muchas vueltas. Pero MUCHAS. Y la suerte existe, sí, pero hay que buscarla. Nadie te la regala. No puedes ganar la lotería si no has comprado ningún décimo. Echando la vista atrás saltan en mi cabeza unas imágenes que se han quedado especialmente grabadas, unas personas que han llegado para quedarse, otras que de la misma forma que vinieron ya se han ido y una en especial que, aunque ya no está, siempre estará, y unas pasiones que llegan rompiendo barreras, irrefrenables.

Y es esta pasión precisamente la que me lleva a hacer un resumen de este cambio de vida que me ha ocurrido tras mi paso por Masterchef. Descubrir cómo algo que te gusta se puede convertir en tu forma de vida es tan bonito como acojonante, porque sí, da miedo. Da miedo irse por caminos no tan pisados, no hacer lo común, ser un poco la oveja negra. Pero oiga, por mí no hay problema, ya encontraremos la lejía suficiente para que parezca blanquita como las demás, aunque por dentro sea la más negra de todas.

Así que no voy a enrrollarme, pero sí a haceros una lista de los mejores momentos (y no van en orden, todos tienen el mismo peso) gastronómicos que he vivido en el 2013, para que el 2014 llegue bien cargado de otros, por lo menos, igual de buenos.

1) El Ravioli invertido de gamba roja que hice para Masterchef: lo coronaron como mejor plato de todo el programa y a mi se me cayó el culo cuando me regañaron por sólo poner uno y, luego, por cómo Jordi me dijo lo bueno que estaba.

2)Esa tempura de langostino tigre de 99 Sushi Bar: llena de explosión, no sólo por lo que es sino por la compañía en la que la disfruté. Porque eso, al final, sí que importa.

3) El arroz con leche de Casa Gerardo: ¿sabéis esas cosas que, de repente, te acuerdas de ellas con sincio? Pues eso pasa con esta crema. Es totalmente adictiva. Si lo comercializaran como el tabaco todo el mundo llevaría una cajita en el bolsillo, estoy segura.

Chilicrab-streetxo-missmigas.jpg

4) El Chili Crab y el Ramen de Pata negra de StreetXO porque, además de los platos, el concepto me alucina. Creo que me tienen abonada, sólo falta que me coloquen un colchón allí cerquita. Sin duda alguna ha sido el lugar más visitado del 2013.

5) Mi reconciliación con los callos tanto en la sublime versión tradicional de El Bohío como en su forma thai de Nakeima.

6) La papada con cigala de La Solana, o quizá también sus alubias blancas: armonía, textura, sabor, delicadeza. Todo.

7) Las rabas con cebollita de la Taberna La Radio, que son un must y cuya ración sirve para alimentar a toda una familia. O a alguien perdidamente enamorado de esta fritura, como yo. Y aquí, un inciso, brutal su tarta de queso. mero-cluballard-missmigas.jpg

8) El mero en marinada coreana de Diego Guerrero en el Club Allard: quizá no su plato emblemático como el huevo poché, la pecera o la trufa de caza. Pero su equilibrio me marcó.

9) DiverXO. Transgresor. Vanguardista. Brutal. Con su “Nada es lo que parece” a la cabeza.

diverxo-missmigas.jpg

10) El tuétano de Sacha, para meter la lengua y no parar de rebañar. Además de rebañar una buena sobremesa con él, genio y figura.

11) La incursión en el mundo del cupcake, tanto literaria como gastronómica. Una vertiente abierta, un concepto: mil ideas, igual que Dani García prodiga en sus cursos de Marbella.

12) La tortilla de patatas que, por fin, puedo decir que la manejo y que a A. le gusta. ¿Quién no conquista con una buena tortilluca?

13) El chino de la calle Ali Bei, con su sopa de tallarines hechos a mano por 3€. Ese sitio al que volver y volver y ponerse como el quico pagando menos de 10€. Visita obligada cada vez que voy a Barcelona, algo así como StreetXo en Madrid….

Y bueno, no me caben más en esta lista de trece, o de doce más uno para los que seáis un poco supersticiosillos. Se me escapan muchos que se quedan a las puertas, pero no podía incluirlos todos. Lo que sé es que este año ha marcado, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Me ha servido para adivinar por dónde quiero tirar y, aunque muchas veces no lo haya hecho bien, me ha servido para aprender. Porque, al final, de eso va esto, de aprender…

¡Feliz 2014 a todos y gracias por estar ahí!

2 comentarios sobre:
“2013 a cámara rápida”
  • Hola Clara, maja, qué tal todo, te leo a menudo, en blogs, en el diario… y he de decir que me gusta leerte. Sólo quería desearte Feliz Navidad, y que el 2014 te sea mejor, que aunque sea en la distancia espero ser de los que me quedo, y que te acuerdes de mi aunque sea a cámara lenta. Un abrazo

    • Hombre Iván, que alegría leerte por aquí.
      Te deseo también unas felices navidades junto a los tuyos y no te preocupes que no me olvido de los buenos restaurantes de nuestra Tierruca.
      Un beso fuerte para todo el Equipo del Restaurante As de Guía de Santoña

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*