Salmorejo de quinoa con albondigas vegetales

Salmorejo de quinoa con albondigas vegetales

Ahora que el verano ya parece acercarse, nuestras neveras se llenan de frutas y verduras de temporada pero también de ricos gazpachos, salmorejos y bebidas fresquitas para llenarnos de vitaminas y no dejar que el calor nos mate. Pero la realidad es que la versatilidad del salmorejo es tal que nos puede servir como salsa o acompañamiento o formar un plato principal en el que añadiendo otra preparación sea una receta perfecta para sorprender en casa. No os voy a contar lo bien que funciona la combinación de este salmorejo de quinoa con albóndigas vegetales pero sí que os animo a preparar la receta – ¡hoy la tenéis en vídeo incluso, para que no haya margen de error! – para que lo comprobéis vosotros mismos.

En su origen, el salmorejo era una salsa espesa casi para mojar pan en ella pero poco a poco lo hemos adoptado como una sedosa crema de tomate que la mayor parte de la gente adora. Lo cierto es que entre sus ingredientes el formato más tradicional lleva una gran cantidad de pan lo que hace que no sea apto para celíacos o intolerantes al gluten pero recientemente Santa Teresa ha lanzado un Salmorejo de Quinoa ideal para que todo el mundo pueda tomarlo. Para los que no conozcan este cereal, la quinoa es un superalimento de origen andino cargado de proteínas, vitaminas y minerales y que además sirve para dar al salmorejo esa textura densa que le aporta originalmente el pan.

“Fresco, natural y sabroso. El salmorejo de quinoa es tremendamente sedoso y está cargado de vitaminas, proteínas y minerales. Además es apto para celíacos y con las albóndigas vegetales es un plato muy completo”

En cuanto a las albóndigas vegetales, son tan sencillas de hacer que casi asustan y para realizarlas sólo tendréis que tener en casa un buen calabacín, queso crema o ricotta, huevo y pan rallado o harina de garbanzo (la que he usado yo para que el plato fuese 100% apto para celíacos). Gracias al calabacín y al queso las albóndigas quedan tremendamente jugosas y aunque en el vídeo de la receta veréis que las frío, también podéis hacerlas al horno y ahorraros ese aceite.

Salmorejo de Quinoa Santa Teresa con  albóndigas vegetales

Si en casa queréis lanzaros y hacer un salmorejo con quinoa vosotros mismos os recomiendo que cozáis el cereal durante 22 minutos en agua hirviendo con sal, lo escurráis bien enfriándolo con ayuda del chorro de agua directo y después vayáis añadiéndolo a vuestra mezcla de tomates (los raf para esto, me encantan) bien maduros, un poquito de ajo (quitad el germen, o escaldarlos en agua hirviendo) y bien de aceite de oliva virgen extra; como opcional podréis incorporar un poco de pimiento rojo o de vinagre, para gustos y recetas los colores. Pero, ¿sabéis? Hay preparaciones que merece la pena ser compradas sobretodo cuando son elaboradas con el mimo y cariño con el que lo hacen en Santa Teresa sin incorporar aditivos, ni colorantes ni conservantes artificiales.

 

¿Os animáis con este salmorejo de quinoa con albóndigas vegetales? 

 


Salmorejo de quinoa con albondigas vegetales
Author: 
Serves: 2
 
Ingredients
  • 400ml de salmorejo de quinoa
  • 1 calabacín
  • 100gr de queso crema
  • ¼ de diente de ajo
  • 4 ramas de perejil
  • 1 hoja de albahaca
  • 1 yema de huevo
  • 120gr de pan rallado o de harina de garbanzo
  • sal y pimienta negra
  • 20gr de almendras
  • cebollino fresco
  • aceite de oliva virgen extra
Instructions
  1. Rallar el calabacín y secarlo todo lo que se pueda con ayuda de papel de cocina, para que absorba toda su humedad.
  2. Mezclar el queso crema con las hierbas bien picadas y el ajo. Reservar.
  3. Mezclar el calabacín rallado y escurrido con el queso crema, el huevo y el pan rallado (o harina de garbanzo). Aliñar con sal y pimienta.
  4. Hacer bolitas y freír en aceite medio-fuerte hasta que se doren, retirar y escurrir en papel absorbente para que se vaya toda la grasa sobrante.
  5. Servir el gazpacho en un plato hondo, colocar las albondiguillas en el centro. Terminar con un poco de almendra picada y cebollino fresco.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: