Bocaditos de nata y un poco de historia sobre la pasta choux

Bocadito de nata 3

Ahora que parece que el calor empieza a darnos algo de tregua y que ya podemos volver a encender el horno de casa sin correr el peligro de acabar inmersos en el infierno, es el momento de ponernos manos a la obra con unos deliciosos bocaditos de nata, que son el postre etéreo y perfecto para terminar una comida sin llenarnos demasiado. ¿Quién no conoce los bocaditos de nata? Puede que sea uno de esos pasteles en formato pequeño más extendidos por nuestro país, pero lo que sí es cierto es que no es fácil encontrarlos de gran calidad. Y es que, no voy a mentir, tampoco es muy sencillo elaborarlos y si se quedan rellenos durante mucho tiempo se humedecen y se estropean. Este pastel se compone únicamente de dos elaboraciones: una buena masa choux y una nata montada que tiene que ser estratosférica para que el resultado sea el mejor. Ya sabéis, como os digo siempre, que si la materia prima es buena, el resultado es siempre bueno.

Remontándonos algunos años atrás, la pasta choux tuvo su máximo apogeo en Francia, aunque existen registros de los libros de Apicius en los que se menciona a Catalina de Medici como la persona que traslada esta receta desde Italia hasta Francia allá por el siglo XVI. Y es que fue en el país de la bota donde un pastelero de nombre Pantarelli creó un postre a partir de una pasta hecha sobre la lumbre – pasta “chaud” o pasta caliente – que fue el origen de esta técnica de repostería. Ya sería en Francia, allá por el 1800, donde Carême mejoraría la pasta choux creando diversos derivados rellenos, tanto de manera dulce como salada, y también convirtiéndola en una masa base para tartas y pasteles más elaborados.

bocadito de nata 2-2

La masa choux, por lo que habéis podido entender, se elabora en caliente mezclando ingredientes como la mantequilla, la leche, la harina y los huevos y posteriormente se lleva al horno para luego dejarla enfriar y ser rellenada. Es una masa etérea, muy delicada y nada pesada que, si se fríe, es la base de nuestros buñuelos o de los beignets franceses. Como recomendación a la hora de prepararlos, os aconsejo que los huevos siempre los añadáis uno a uno y fuera del fuego, y que después tengáis paciencia a la hora de usar la manga pastelera para ponerlos sobre la bandeja del horno. Cuantos más hagáis, mejor os saldrán, y es siempre un juego de muñeca. Además, para que los bocaditos de nata os queden perfectos, tenéis que tener en cuenta que en el horno crecen bastante por lo que deberéis situarlos bien distanciados sobre la bandeja. Para abrirlos por la mitad, la pasta choux se hace mucho más fácilmente con la ayuda de un cuchillo de sierra. Para la nata montada no hay mucha ciencia más que una nata de buena calidad, con bien de materia grasa, y cuidar no excederse en el batido, pues se hará mantequilla. Yo siempre empleo para esta tarea una mezcla de azúcar normal y azúcar glas.

bocadito de nata 3-2

 

¡Vamos con la receta de los bocaditos de nata!

Bocaditos de nata, un poco de historia sobre la pasta choux
Author: 
Serves: 10
 
Ingredients
  • 250gr de leche entera
  • 1 pizca de sal
  • 10gr de azúcar
  • 125gr de mantequilla
  • 140gr de harina de repostería
  • 4 huevos medianos (55gr por huevo aprox.)
  • 200gr de nata para montar (+35% materia grasa)
  • 4 cucharadas de azúcar glas
Instructions
  1. En una cazo mezclar la leche con la sal, el azúcar y la mantequilla cortada en cubos. Llevar a ebullición.
  2. Cuando haya hervido introducir de golpe toda la harina y mezclar bien a conciencia hasta que se separe de las paredes y forme una fina película.
  3. Quitar la mezcla del fuego, dejar atemperar 2-3 minutos.
  4. Incorporar los huevos uno a uno, no añadir el siguiente hasta que el anterior haya sido absorbido completamente.
  5. Introducir la masa choux en una manga pastelera.
  6. Precalentar el horno a 180ºC y colocar un papel de horno sobre la bandeja.
  7. Escudillar la pasta choux haciendo bolitas suficientemente separadas para que crezcan en el horno, con la ayuda de una cuchara muy ligeramente humedecida aplastar un poco los picos que queden.
  8. Cocinar durante 25 minutos, hasta que estén dorados. REtirar del horno y dejar atemperar sobre una rejilla.
  9. Cuando estén fríos abrir con la ayuda de un cuchillo de sierra.
  10. Por otra parte, montar la nata con la ayuda de unas varillas en un recipiente metálico bien frío idealmente. La nata tiene que estar siempre muy fría. Cuando esté semimontada incorporar el azúcar glas poco a poco. Tendremos que conseguir que quede muy firme. Meter la nata montada en una manga pastelera con una boquilla rizada.
  11. Justo antes de ser consumidos rellenar nuestros bocaditos con la nata y espolvorear con un poco de azúcar glas por encima.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: