Buñuelos de viento de crema pastelera

Buñuelos de viento 1

Esponjosos, aéreos y explosivos… los buñuelos de Viento llegan en la festividad de Todos los Santos para conquistar todos los escaparates de las pastelerías y también nuestros paladares.

Aunque parezca una costumbre muy cristiana, todo apunta a que su origen es árabe y que nacieron a principios del año 1000, ¡hace más de 1000 años! Después, efectivamente, esta masa ha ido refinándose, pues al principio era sólo de harina y agua frita en aceite y con las enseñanzas traídas desde Italia  y Francia se han convertido en lo que son ahora mismo: una masa esponjosa y ligera ideal para rellenar.

Estos buñuelos de viento de crema pastelera que traigo hoy son los más canónicos y también los más vendidos. Y es que todos esos rellenos estrambóticos que se ven en algunos sitios estos días me resultan un poco pasados de tuerca. ¿Dónde se quedaron la batata y el cabello de ángel?

Buñuelos de viento 2

La complicación de los buñuelos es la masa choux que hay que trabajar con mucho cuidado para conseguir que todos los ingredientes se integren bien y las proporciones de los mismos sean las adecuadas para que después suflé. También será clave la temperatura del aceite, los buñuelos de viento tienen que estar cómodos bailando en él mientras que se fríen, y por lo tanto éste no podrá estar ni excesivamente caliente – pues se harían demasiado rápido impidiendo a la masa crecer – ni excesivamente frío pues quedarían grasientos, lacios y chiclosos. Hay que escurrirlos bien una vez fritos y después, con mucha pericia y ayudándonos con una manga pastelera con una boquilla fina metálica ir rellenándolos con cuidado de que la crema pastelera, o lo que utilicéis, no sobresalga por ningún lado. En la foto anterior podéis ver bien el hueco por donde yo los he rellenado.

Buñuelos 3

 

Si me preguntáis por mis buñuelos favoritos de Madrid, tengo una lista bastante jugosa de lugares por los que hacer una ruta así que apuntad bien. En Moulin Chocolat, Ricardo Vélez elabora unos buñuelos deliciosos y tremendamente ligeros, que rellena de sabores tradicionales y que a mi personalmente me gustan mucho igual que los de Isabel Maestre a los que aporta un original toque de agua de azahar. He de reconocer que me gustan los buñuelos clásicos y que huyo de novedades estrambóticas con mil decoraciones y los del Horno de San Onofre me encantan porque se mantienen fiel a la tradición y mantienen esa batata que tanto me enamora aunque también se atrevan con algún relleno más novedoso. Me han chivado hace poco que en Pan.Delirio elaboran también unos buñuelos de viento deliciosos, me pasaré por allí a dar fe de ello, ¡y os contaré!

 

Buñuelos de viento
Serves: 10
 
Ingredients
  • 170 ml de agua
  • 80 ml de leche
  • 30 g de azúcar
  • ½ cucharadita de sal
  • 50 g de mantequilla
  • La ralladura de 1 naranja o limón
  • 3 huevos
  • 150 g de harina de repostería
  • Aceite para freír mezcla de girasol con oliva suave
  • Para la crema pastelera:
  • 100gr de azúcar
  • 2 yemas de huevo.
  • 20gr de maizena
  • 250gr de leche entera.
  • 1 rama de vainilla
Instructions
  1. Para la crema pastelera: calentamos en un fuego la leche con la vaina de vainilla. Por otra parte mezclamos las yemas con el azúcar y la maicena. Cuando la leche rompa a hervir apagamos el fuego y dejamos atemperar 5 minutos. Vertemos poco a poco la leche sobre la mezcla de yema, removiendo con una varilla. Y llevamos toda la mezcla a fuego bajo removiendo sin parar con las varillas, hasta que coja cuerpo. Dejamos enfriar y metemos en una manga pastelera.
  2. Para los buñuelos: poner el agua, el azúcar, la leche y la mantequilla en un cazo a fuego suave hasta que hierva. Ir removiendo para que no se pegue. Cuando hierva verter la harina de golpe y con una cuchara de cocina remover intensamente hasta que la masa se despegue del cazo. Retirar del fuego y dejar reposar hasta que se temple.
  3. Apartado del fuego poner sobre la masa los huevos, uno a uno, y remover bien hasta que todo quede una masa compacta no muy líquida pero tampoco completamente sólida.
  4. Con la ayuda de una manga pastelera o de cucharas vamos friéndo bolitas de masa en aceite de oliva suave a temperatura media-alta. Les vamos dando vueltas para que se doren uniformemente.
  5. Escurrimos los buñuelos en papel de cocina para que pierdan el exceso de grasa y cuando estén bien fríos los rellenamos con la ayuda de una manga pastelera, haciendo un hueco en la base.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: