Gachasmigas y la cocina de la felicidad

Gachasmigas 1

 

“La cocina es un espacio para sentir y te permite hacer y decir cosas que en otros espacios nunca harías; información tremendamente valiosa para conocerse a uno mismo”; una observación así sólo puede venir de alguien con el duende y la magia de Josefina. Esta menuda y risueña mujer, con ese marcado acento andaluz, su sonrisa perenne y las inagotables ganas de vivir cada instante por bandera, hace ya unos años rompió con la monotonía del gabinete de psicología para llevar la terapia un paso más allá y, buscando vías más efectivas, descubrió que la cocina – una de sus grandes pasiones – es un vehículo maravilloso para que ella ayude mejor a los que participan en sus jornadas terapéuticas. Le pregunté qué cocinaba en esos retiros y aunque la pauta quedó clara, “todo depende de lo que necesite la gente y del motivo por el que esté conmigo esos días”, quiso compartir conmigo la receta de las gachasmigas, un plato de su tradición jienense ya casi en desuso que he querido hacer en casa y compartir con todos vosotros.

Cocina como terapia - La cocina de la felicidad

 

¿A quién no le ayuda zambullirse en la cocina? ¿Cuántas veces habéis escuchado eso de “me pongo a cocinar  y así no pienso en nada y me da paz”?  Cuando Josefina me contó su proyecto me pareció absolutamente maravilloso. Me contó sobre los retiros gastronómicos – emocionales que hace, cada vez en una parte del mundo, para cocinar con la gente; personas con problemas o simplemente gente absorbida por la realidad de su día a día y con necesidad de evadirse y reconectar con ellos mismos de nuevo. Volver a sentir, algo que con las prisas de nuestros tiempos dejamos de hacer sin darnos cuenta.

Permíteme, Josefina, que a lo que tú llamas “Terapia a través de la cocina” yo lo llame “La cocina de la felicidad” pues no me parece nada más bonito que que nos cocinemos cada uno la nuestra dejándonos llevar por tu experiencia y conocimiento. Durante el proceso de toma de conciencia de uno mismo y de canalización de las emociones y vivencias cocinar se vuelve el centro de atención donde los aromas y recuerdos evocan todo lo bueno que está por venir. No es un curso de cocina para aprender platos nuevos ni tampoco una terapia al uso donde te sientas en un diván, cuentas lo que te pasa y el terapeuta trata de darte pautas para solucionarlo sino que se va mucho más allá tratando de lograr un vínculo psico-emocional basado en el confort y la confianza a través del cual se disminuya la ansiedad y la frustración desarrollando el potencial afectivo y vivencial de las personas.

Cocina como terapia 2 - La cocina de la felicidad

Las gachasmigas probablemente serían una opción para aquellos que necesiten focalizar la atención pues requieren paciencia y cuidado continuo pero Josefina habitualmente no hace directivas las sesiones sino que ofrece productos para que cada uno se sienta libre para expresarse.  Y las gachasmigas lo permiten a la perfección porque cuentan con ingredientes básicos como lo son el ajo, el agua, la harina y el aceite pero abriendo una ventana enorme a la reinterpretación de cada uno y a la expresión del interior de quien las cocina. Reconozco que ha sido mi primera vez preparando esta receta pero la sorpresa ha sido máxima pues me ha llevado a recordar los sabores de siempre, los desayunos en el campo de mi familia. Rápidamente le he añadido panceta Joselito que tenía en casa, también un poco de chorizo y para terminar las he coronado con una yema de huevo y al lado unos trocitos de nectarina para refrescar, quitando las patatas que Josefina me marcó en la receta pues no terminaba de entender la elaboración y es que posteriormente me he enterado que hay una cosa que se llama “gachamiga de Jaén” que es como una especie de tortilla y yo he elaborado más bien las gachasmigas murcianas que son una suerte de migas pero elaboradas con una masa en crudo de harina y agua cuyo resultado puedo decir que está buenísimo.

Gachasmigas 2

 

Aquí os comparto la receta de las gachasmigas aunque prometo que haré la gachamiga de Jaén, espero que de la mano de Josefina en uno de esos momentos por el mundo – porque sus retiros son en lugares idílicos repartidos por el planeta – en los que volver a conectar conmigo misma. Algo que necesitamos todos. Algo que sólo ella es capaz de hacer brillar tanto, porque está llenísima de luz y esa gente en tu vida, sólo puede sumar.

Gachasmigas
Serves: 2
 
Ingredients
  • 250gr de harina de trigo
  • 120gr de panceta curada Joselito
  • 12 rodajas de chorizo ibérico Joelito
  • 250gr de agua
  • 6 dientes de ajo
  • 120ml de aceite de oliva virgen extra
  • una cucharadita de sal
  • 2 yemas de huevo
Instructions
  1. En una sartén antiadherente poner a tostar los dientes de ajo en el aceite. Cuanto estén bien tostados retirar.
  2. En ese mismo aceite sofreir la panceta cortada en tiras de 2x0,5cm hasta que se dore y reservar.
  3. Mezclar la harina con el agua y la sal con la ayuda de unas varillas.
  4. En la grasa del aceite y la panceta verter la mezcla de harina y a fuego bajo ir removiendo y rompiendo, durante aproximadamente 20 minutos hasta lograr que se hagan unas migas muy pequeñas y no haya restos de grasa.
  5. Terminar con la panceta de nuevo y unas rodajas de chorizo. Cuando esté listo poner por encima las yemas de huevo.
  6. Romper todo y comer caliente.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: