Poké dulce de frutas, coco y mozzarella

Poké dulce de fruta, mozzarella y coco

 

De origen Hawaiano, el Poké ha sido un plato consumido por los nativos de éstas islas del Pacífico desde hace décadas, empleando los pocos ingredientes que permitía el difícil clima local siempre con una base de arroz que era lo que abundaba. Este plato, a priori sencillo, se extendió en la década de los 70 gracias a la globalización e influencia de otras culturas, destacando sobre todo la japonesa y su costumbre de consumir el pescado crudo y así, con nuestro ritmo de vida frenético y cada vez valorando la comida más saludable llegó al día a día del español y del europeo proliferando como setas los locales especializados en pokés. La fórmula sin duda es un acierto: un plato único sano, nutritivo y en principio asequible que admite cualquier combinación de ingredientes como si de una ensalada normal se tratase pero siempre contando con esa base de arroz y una retahíla cada vez más larga de toppings y salsas aunque es cierto que nunca he encotrado un poké dulce como este poké de coco, frutas y mozzarella que nos recordará ligeramete al Mango Sticky Rice, un postre oriental del que yo soy adicta.

Poké dulce ingredientes

A grande rasgos, la versión más simple del poké consta de la mezcla de tres elementos: una base de carbohidratos, una proteína animal y un aderezo. Este conjunto de ingredientes y fenómeno social se remata con todos los “toppings” que tu mente pueda imaginar (y la combinación de ellos tolerar) aunque cuando empecé a colaborar con Qué Quesos nos dimos cuenta de que el queso no solía formar parte de la lista de productos a añadir a un poké y decidimos poner remedio. ¿Por qué no aprovechar la jugosidad y untuosidad láctea de la mozzarella para embalsamar el resultado? ¿O aprovechar la acidez controlada y la esponjosidad de un queso de cabra? De pronto me di cuenta de que el queso no debía ser un topping cualquiera sino encontrar su significado propio dentro de la combinación de otros ingredientes para que juntos funcionasen a la perfección y que así estos pokés se convirtiesen además de en saludables y nutritivos en cucharadas de adictivo placer y sorpresa.

Poké dulce pasos

 

El tesoro ha sido sin duda este poké dulce que fue – junto al de gambones acevichados con quinoa – el que más triunfó entre los asistentes al primer Taller de Qué Quesos que tuve la suerte de impartir hace unas semanas y cuyo protagonista era el poké de y con queso, para promover el uso de éste dentro de estos aromáticos y sugerentes boles que tienen infinitas posibilidades. La base de este poké dulce no es más que un arroz blanco cocido – os recomiendo salir del típico redondo y optar por uno para sushi o por un Sendra por ejemplo – en agua con un poco de sal, enfriado rápidamente y después, una vez frío, mantecado con una crema de nata, leche de coco y leche condensada reducida a fuego suave para que quede bien densa.

Poké dulce de mozzarella, fruta y coco 2

 

Como toppings por encima,  las frutas como el mango o la papaya me parecen un total acierto por su sabor tropical pero también porque son muy altas en fibra, la segunda es hipocalórica y aportan ácidos depurativos, vitaminas A, C y E, magnesio, potasio y calcio y además es sencillo encontrarlas en buen estado durante todo el año por ser tropicales. Sin duda alguna, este poké admite todas las frutas encima que a cada uno le apetezcan. Para rematar, unas rodajas de mozzarella – utilicé Galbani para transportarme directamente a Italia – y unas hojas de fresca hierbabuena aunque la mozzarella Galbani combina también con el chocolate, con las fresas, con la ralladura de limón, la naranja, la manzana, el cilantro, el cassis y la miel de acacia. Las posibilidades para un poké dulce con ella, pues, son infinitas. ¡Y para uno salado también!

 

Poké dulce de frutas, coco y mozzarella
Serves: 4
 
Ingredients
  • 400gr de arroz blanco cocido
  • 1 lata de leche de coco
  • 120gr de leche condensada
  • ¼ de papaya
  • 1 nectarina o mango
  • 1 mozzarella Galbani
  • unas hojas de hierbabuena
Instructions
  1. Mezclamos la leche de coco con la leche condensada y lo dejamos reducir a fuego lento durante 20 minutos. Enfriamos.
  2. Mezclamos el arroz con la crema de coco y colocamos en la base del bol.
  3. Laminamos la papaya y también la nectarina. Las colocamos encima del arroz.
  4. Cortamos la bola de mozzarella Galbani en rodajas y las colocamos encima de la fruta.
  5. Terminamos con un poco de hierbabuena cortada con las manos.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: