Patatas guisadas con butifarra, recetas para la cuarentena

Patatas con butifarra 4

 

Ayer fue día de patatas guisadas con butifarra en esta cuarentena en la que, con poca joyería gastronómica, tenemos que conseguir comer bien… aunque ya más de uno dice que terminará con kilos de más y es que eso de levantarse a picotear a la cocina es ahora más fácil y cotidiano que nunca. Pero cuando nos sentamos a la mesa, por lo menos, es momento de disfrutar de guisos sencillos a la par que económicos donde la magia muchas veces reside en ese sofrito base que se prepara con un caldo con un poco de gracia. La última vez que fuimos a la compra, hará hoy cuatro días, Alex se hizo con huesos para caldo (espinazo, rodilla, caña, punta de jamón…) y con ellos y los verdes de un par de puerros que compramos y también los restos de las peladuras del brócoli que comimos ese mismo día. Bien de agua, fuego lento y cuatro horas de reducción después coló el caldo consiguiendo un líquido oscuro, de sabor fantástico, sin nada oxidativo… perfecto para hacernos una sopa Castellana, mojar estas patatas guisadas con butifarra o utilizar como base de cualquier plato.

Patatas con butifarra 1

 

El resto de la historia es sencilla porque hemos tenido la suerte de contar con buenas patatas de casualidad, no buscadas, porque era las que había en el supermercado. Y sí, nuestra compra es de Mercadona porque es lo que tenemos más cerca de casa y en nuestro barrio no hay Mercado Municipal ni tampoco puestos de tenderos a pesar de que me encantaría contribuir con el pequeño comercio (así que si tenéis la posibilidad, por favor, hacedlo). Por lo que la butifarra es también del supermercado,  una grande enrollada que venden de la que todavía tenemos más de la mitad en la nevera porque da para mucho. Para cualquier tipo de patatas guisadas que hagáis, es importante saber que no se conservan muy bien en el tiempo. Vamos, que cuando están mejor es recién hechas o consumidas ese mismo día porque la patata se queda bastante rancia  enfriándose y calentándose de nuevo después. Pero si queréis que os dure más una opción perfectamente factible es hacer el guiso entero sin las patatas e ir añadiéndolas 20 minutos antes de querer comer el plato, siempre agregando más agua o caldo al mismo.

Patatas con butifarra 2

 

El secreto de estas patatas guisadas con butifarra es un sofrito de una cebolla dulce entera con un poco de aceite y sal, a fuego suave para que enternezca y después un poco de alegría para que se dore y así aprovechar todo su dulzor gracias a la reacción de Maillard. Una vez dorada la cebolla, en una sartén u olla donde previamente habremos saltado la butifarra cortada en trozos, también agregaremos tres espárragos verdes cortados, la butifarra salteada y las patatas peladas y chascadas y eso lo regaremos con el caldo de carne, caldo de verduras, de pollo o simplemente agua que tengamos, no sin antes haber incorporado unas cucharadas de vino de Oporto que dejamos siempre evaporar a fuego fuerte antes de añadir el resto de la parte líquida. El almidón de la patata, ayudado por la harina, irá espesando nuestro guiso a medida de que la cocción continua, sabiendo que será aproximadamente 20 minutos lo que tarde la patata en ablandarse por completo. ¿Qué más? Poner todo a punto de sal y un buen giro de molinillo de pimienta negra.  Por supuesto, los espárragos pueden suprimirse, cambiarse por pimientos, calabaza, champiñones…o lo que uno tenga. Es momento de darle a la imaginación con los productos cercanos y que el coronavirus no nos limite a la hora de cocinar.

Patatas guisadas con butifarra, recetas para la cuarentena
Author: 
Serves: 2
 
Ingredients
  • 2 patatas medianas
  • 3 espárragos verdes
  • 120gr de butifarra blanca fresca
  • 1 cebolla dulce
  • 1 cucharadita de harina
  • 1 chorrito de vino Oporto
  • 10 gotas de salsa de soja
  • 1 cucharadita
  • Caldo de carne, o de verduras, o de pollo o agua
  • Sal y Pimienta negra
  • Un poquito de romero seco
Instructions
  1. En la sartén saltear la butifarra cortada para que se dore por fuera, reservar.
  2. Cortar la cebolla en juliana y mocharla en una sartén honda con un poco de aceite de oliva y sal, a fuego suave para que se quede traslúcida. Una vez esté traslúcida, subir el fuego para que se dore ligeramente, removiendo bien para que no se queme.
  3. Añadir el Oporto y la soja y dejar reducir a tope hasta que la cebolla esté coloreada pero no quede líquido.
  4. Incorporar la harina y cocinar un minuto, añadir un poco más de aceite si hiciera falta.
  5. Agregar las patatas peladas y cortadas a cachelos, incorporar también el espárrago troceado, rehogar un minuto y mojar con el caldo o agua hasta que justo cubra las patatas, incorporar un pelín de romero seco si se quiere.
  6. Incorporar la butifarra troceada y salteada.
  7. Tapar durante 5 minutos dejando con un hervor suave/medio.
  8. Destapar y mantener ese hervor, removiendo de vez en cuando con el vaivén de la sartén, dejando cocinar entre 12 y 15 minutos más, para conseguir un caldo trabado y la patata bien cocinada.
  9. Poner a punto de sal y pimienta negra, abundante.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: