Mamá, ¿Por qué mis croquetas son como balines?: 7 razones

Tras el éxito de: “Mamá, ¿Por qué mi tortilla de patata es una piedra?“ hoy vengo a la carga con las mismas cuestiones referidas a nuestras queridas croquetas, esas pobres recordadas de mala manera en la mayoría de los aperitivos de bares, tascas y restaurantes. Las he visto de todas las maneras posibles: desde unas riquísimas de compango en Casa Gerardo o las de rabo de vaca vieja en Suculent,

Continúa leyendo