Etiqueta pasta

Rigatoni al pesto y langostinos

  El verano ha llegado sin tregua dispuesto a que soñemos con ensaladas, gazpachos y platos livianos pero muy aromáticos. El calor es así, tan dictador que determina lo que nos apetece o nos deja de apetecer comer y sé que hablo por todos cuando digo que nuestras neveras han cambiado radicalmente para recibir arsenales de frutas, verduras y helados, ¿verdad? La receta de hoy, aún siendo caliente, es aromática,

Continúa leyendo

Canelones de cochinillo y manzana

Podría explicar cómo asar un cochinillo en casa ahora que las fiestas están cada día más cerca y muchos optamos por hacer esos animalillos tan jugosos y ricos en nuestros hornos pero desde que Tabladillo me mandó su pack “Al horno y punto” con el que sólo tuve que encender el horno y meter el cuarto de cochinillo (para 2-3 personas) con la bolsa que viene incluida,  puedo afirmar que

Continúa leyendo

Casarecce carbonara, ¡la auténtica!

La verdadera carbonara no lleva nata, ni se hace con bacon, ni siquiera se le añade cebolla y siempre – siempre – se realiza con pasta seca que puede ser tanto larga y redonda como los espaguetis como estas casarecce cortas con las que os presento hoy la receta. Seamos honestos, en realidad esta receta se la he robado a Enrica Barni, la gran cocinera italiana (de Toscana, nada más y

Continúa leyendo

Pad Thai, el plato icono Tailandés

El pad thai es probablemente el plato más icónico de Tailandia. En los países asiáticos siempre suele haber en sus platos del día a día uno con tallarines salteados al wok, de diferentes maneras, con distintas salsas y también con diversos tipos del propio tallarín (de trigo, de arroz, redondo, plano…). Aquí se vive en la calle, se come en la calla y la comida es uno de las cosas

Continúa leyendo

Cous cous cremoso de zanahoria y perlas de soja

Hay ciertas recetas que nunca haces porque te parece que de ninguna manera pueden encajar pero de pronto, un día, los astros se alinean y te atreves con ello. Y eso me pasó a mí cuando llegué a casa un día reventada de trabajar y con el estómago tan vacío que hasta mi vecino buenorro de enfrente podía escucharlo. Pero el condenado parece que no se da por aludido y

Continúa leyendo