El criterio de saber escoger

Ser un buen anfitrión también pasa por tener un buen sentido crítico, en saber evaluar lo que vamos a servir a nuestros invitados desde el momento de la compra o incluso antes. El acto de compra está infravalorado según mi parecer, ya que prestar la máxima atención desde el momento en el que se está frente al lineal en el supermercado.

 No siempre se puede ir al mercado propiamente dicho por cuestiones de tiempo y disponibilidad (aunque es algo que siempre recomiendo, no solo por las calidades de los productos, sino por la experiencia en sí de pasear por las paradas y la belleza de la estructura de muchos de ellos, entre los que destaco, como no, la barcelonesa Boquería, el valenciano Mercado Central (una obra de arte) … y el florentino mercado de San Lorenzo, aunque no me precipito, ya que quiero dedicar un post únicamente a este tema) ni a tiendas delicatessen como las que he mentado en post anteriores, así que a los comunes mortales no nos queda más remedio que visitar de vez en cuando el súper.

Pues bien, este post ha cobrado vida delante de un lineal de supermercado, y hoy tendrá un tinte de crítica a ciertos experimentos de fusión culinaria. Si recientemente he hablado de las patatas del casting de sabores de Matutano, opino que la iniciativa ha sido más interesante como concepto de sugerencia de los consumidores más que en sus resultados en lo que a sabores se refiere, solo he probado las citadas en el post anterior, de Gambas al ajillo (las encuentro un poco fuertes), pero las otras no me parecen demasiado atractivas, opino que la creatividad de los participantes (y no me refiero solo a los finalistas) podría haber dado para más, sea como fuere, podéis votar vuestro sabor favorito en su web.

Productos curiosos en un supermercado los hay muchos, pero  el nuevo descubrimientos que he hecho en materia de pasta se ha llevado la palma de oro, me refiero a los pastas a los spaghetti del Barça que no tienen pérdida (soy forofa blaugrana, pero ver spaghetti ¡congelados! de esos colores…), lo mejor su eslógan imitando al del club.

"MES QUE UN SPAGUETTI"

 

Con la doble premisa de que hablo desde la ignorancia ya que no he probado el producto en sí, y del hecho de que me guío por un criterio de concepto y no de resultados reales, y de que en lo que se refiere a pasta soy más crítica todavía por mis orígenes italianos (es decir en casa la pasta fresca la tomamos, como indica su nombre, fresca (no congelada) y hecha a mano, algún día desvelaré la receta familiar).

Pues bien, tras el aviso de que no pretendo criticar la marca, doy mi humilde opinión, que se basa en que hay que tener un poco más de gracia cuando se combinan ideas y sabores, de otra manera, mejor nos quedamos con lo clásico y no hacemos destrozos en la cultura culinaria de diferentes países. De todos modos, pido por favor que si alguien ha probado estos productos me dé su opinión, ya que esto es lo bonito de la cocina, que cada uno tiene su gusto.

Las que no decepcionan son estas “Penne” al Vodka de Las Recetas de Sunita.

Para concluír, pido perdón por la calidad de las fotos, pero procuro que casi todas sean originales, y a veces una cámara de smrtphone y un mal reflejo juegan estas jugadas.

3 comentarios sobre:
“El criterio de saber escoger”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*