Recetas para un Puente Campestre

 Llega un puente de Todos los Santos, y además de las clásicas castañadas y más nuevas fiestas de Halloween (tema que nos ocupará muy pronto debido a futuros eventos que tengo programados), otra característica es la huída masiva a segundas residencias, en especial si son de montaña, ya que los primeros fríos despiertan ganas de aire fresco y puro, paseos y otras actividades a las cuales los animales de fauna urbana no están acostumbrados.

PLATO PARA PAN CON TOMATE

El ambiente rústico también despierta ganas de cosas sencillas y genuinas, yo, personalmente me pirro por los embutidos, la escalivada y el pan con tomate, y, como curiosidad os dejo fotos de estos característicos platos que vi en mi última visita a la montaña, cada uno adecuado a su función y con esa estética que tan bien queda en un refugio perdido en un encantador pueblecito (y que tanto desentona en cualquier otro ambiente).

PLATO PARA EMBUTIDOS

Esta visita fue a un municipio de la provincia de Barcelona situado al noreste de la comarca de Osona y al este de la Sierra de Cabrera, llamado Rupit. Tiene una población de 364 habitantes y es encantador, con su puente colgante y sus tiendecitas, sus rutas de senderismo, paseos en bicicleta, sus tiendecitas de verduras cultivadas en el huerto que justo tienen en el jardín y, como no, sus cascadas (el pueblo es famoso por ellas).

PLATO PARA ESCALIVADA

Resulta que fuimos a pasar el día y decidimos quedarnos unos cuantos, y optamos por el Hostal Estrella, sencillo, rústico, de gestión familiar. El Chef es el hijo de la dueña, y su sopa de cebolla, sus canelones y su crema de calabaza, sus carnes a la brasa y selección de embutidos… dignos de mención.

RUPIT ES DULCE

Aún con el chip campestre no hay que olvidar el estilo, más bien mutarlo y adaptarlo al contexto, volviendo a los orígenes de lo sencillo pero sabroso, disfrutando del descanso sin complicarse la vida, pero sin perder un ápice de esa maña que nos caracteriza, optar por un plato como los espárragos blancos (los más conocidos son los Cojonudos, que se rumorea que son los favoritos del Rey), buenos en ensalada pero mejores gratinados  con abundante cheddar rojo sobre una fina capa de jamón en dulce.

 

  1. 12 espárragos blancos gruesos
  2. 100 gr. De lonchas muy finas de jamón en dulce
  3. 100 gr. De queso rallado para gratinar al gusto (mozzarella, emmenthal…)
  4. 100 gr. De cheddar rojo
  5. Aceite
  6. Sal y pimienta

 

  1. Untar una fuente para horno con aceite, poner los espárragos y salpimentar.
  2. Cubrir primero con la capa de jamón, luego con la del queso rallado escogido, luego rallar el cheddar y añadir la última capa.
  3. Poner al horno a unos 190 grados y dejar hasta que el queso se derrita y gratine.

Tiempo de preparación: 40 minutos

Tiempo de cocción: 30 minutos

ESPARRAGOS GRATINADOS EN ROSA

Una receta sencilla, con productos sencillos pero sabrosos, obviamente si siempre se opta por la calidad en el momento de la compra, cosa primordial para asegurar el éxito de un plato, ya que una buena materia prima resulta imprescindible. Para que disfrutéis de otra receta para esos fines de semana bucólicos, os dejo con otra receta de Cazuela de collejas, hinojos o espárragos de Cocina de Antaño Granaína.

 

9 comentarios sobre:
“Recetas para un Puente Campestre”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*