Perdido y Encontrado

Hace unos días os hablé del Lost & Found, mercadillo vintage al que hemos participado con Shopaholic.

ESTACIÓN DE FRANCIA EN VERSIÓN NAVIDEÑA

Ante todo, vuelvo a agradecer el éxito que hemos tenido gracias a vuestra asitencia, da gusto trabajar cuando te rodean personas tan fantásticas.

En la convocatoria para este evento os comentaba que la edición anterior (a la que sistimos solo como visitantes y amantes de la moda vintage) tomamos un tentempié de una panadería auténtica y buenísima, en este caso nuestro menú ha sido algo diferente, ya que, esta vez íbamos a trabajar y la falta de tiempo y el frío exigían alimentarnos un poco más y en caliente.

PARA LOS BOCADILLOS

Me ha sorprendido el bar de la Estación de Francia, es enorme y tiene mucho potencial que descubrir, en mi opinión.

En lo que se refiere a la “oferta culinaria”: bikinis, bocadillos fríos (atún, queso, jamón y queso…) y calientes (frankfurt, lomo y queso, botifarra…), chips o nuestra opción, fideuà con alioli, y, debo deciros que me ha sorprendido gratamente.

FIDEUÀ Y ESTRELLA

La verdad es que en mis cabales no me pediría una fideuá en un sitio así, pero… no me apetecía un bocadillo y quería algo calentito para aguantar hasta la noche el duro y frío día, por lo que me he lanzado a la aventura.

Y… por mi sorpresa, esta fideuà no estaba mala (considerando que es un plato pensado y preparado para muchas personas, lo que suele desmerecer cualquier comida), vamos que he comido peores fideuàs en eventos mucho más sofisticados con catering de renombre.

ESTACIÓN DE FRANCIA

Lejos de estar mala, los fideos estaban en su punto de cocción, la sepia no parecía chicle y la ración era correcta… el alioli, de bote, pero tampoco podemos pedir que saquen el mortero y lo preparen natural si deben atender a una multitud hambrienta y congelada.

El día, regado por Estrella Damm, patrocinador incondicional del evento, todo muy moderno y muy cool. Si os lo habéis perdido, os espero en la próxima edición.

La fideuà ( palabra originaria de la pronunciación valenciana de la palabra fideuada, que significa literalmente “conjunto de fideos”) es un plato marinero oriundode las costas de la Comunidad Valenciana, que se elabora de forma parecida a la paella valenciana. Los ingredientes principales que la componen son: pescado variado ( como pescado de roca, rape, sepia, calamar) y mariscos (como galeras, gambas, cigalas). En esto similar al arroz a banda, pero sustituyendo el arroz por fideos de pasta y se adereza principalmente con limón (aunque se suela servir con alioli popularmente)

El invento de la fideuá fue en parte casual en parte picaresco de la mano de Juan Bautista Pascual (más conocido como “Zábalo”), que era cocinero de un barco de pesca,cuyo patrón era muy aficionado al arroz  por lo que al resto de marineros casi nunca les llegaba su ración de paella. Tratando de buscar una solución a tan grave problema a fín de evitar motines y rebeliones a bordo,el cocinero pensó en cambiar el arroz por los fideos para ver si al patrón le resultaba menos apetecible.

El invento no funcionó, pero la fama del plato se extendió por los restaurantes del puerto y poco a poco de la zona, consagrándose como un plato característico e imprescindible. Gandía es la cuna de leste plato, y allí se celebra anualmente un importante certamen donde los mejores cocineros de la zona deleitan a los asitentes con sus magistrales elaboraciones.

 

1 comentario sobre: “Perdido y Encontrado”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*