Bar Mut

Comer sano es posible aunque acostumbremos a comer en restaurantes.

Si estamos siguiendo una dieta sana y equilibrada sugiero no dejar de salir ni de pasarlo bien, sino de saber encontrar los platos más buenos y sabrosos sin que sean obligatoriamente los que tengan más aporte calórico.

ENSALADA DE PERDIZ Y LENTEJAS

En este caso he escogido un restaurante que me encanta y es de gran solera en la Ciudad Condal.  El Bar Mut es una taberna de nueva generación que nos transporta a la más clásica de las tradiciones, gracias a su decoración de anticuario cuidadosamente escogida, para lograr parecer una de las auténticas xampanyerias de antaño

Desde su nombre ya intuímos el espíritu jocoso del local, ya que es un juego de palabras evocativo de uno de los aperitivos estrella que podemos encontrar en el  mismo, el vermut, de allí Bar Mut (fonéticamente la palabra suena igual pronunciada en catalán).

PARA MATAR EL GUSANILLO

Este lugar de ensueño cercano al paseo de Gracia (situado en la calle  Pau Claris 192)  fue abierto en 1929 y se le aplicó una reforma a modo de cirugía estética reconstructiva en los últimos años).

En este bar a medio camino entre un bistrot parisino y una taberna castellana, resulta muy acogedor aunque el espacio sea limitado, las mesas pequeñas y la mayoría de asientos sean para comer en la barra con taburetes. He estado unas cuantas veces por qué me gusta el estilo de su cocina, aunque reconozco que el servicio no es de los más amables.

EL BAR MUT

Documentándome sobre el bar con más detalles me he topado con un artículo publicado en El País que me ha parecido interesante, por lo que paso a trascribiros un fragmento:

SIFÓN CLÁSICO

Y me gusta el Bar Mut porque es un bar que te transporta a una ciudad sin nombre, quizá a ese París imaginario -el tuyo o el mío-, por la sensación de que sentado en sus entrañas la calle se ve como un decorado por el que pasean gentes dispuestas a dejarse fotografiar por Doisneau a cambio de un beso. Placer visual, besos robados de cine mudo, a los que, desde dentro del local, se los endulza con una gustosa oferta de platillos gastronómicos bien diseñados. Huevos fritos con muchas novias, risottos perfumados, ensaladas para los que no le gustan las dietas, marisco, navajas, chirlas frescas, una selección de charcutería que regala a las bestias la posibilidad de una segunda vida o la ración del día acorde con la bondad del mercado. Toda persona que decida ir al Bar Mut encontrará el plato y el vino que desee. Más de 200 marcas de vinos reposan armados en los estantes de las paredes. Aunque tengo un amigo que no se deja avasallar por ese enorme sepulcro vitícola. Él prefiere la cerveza porque dice que en el Bar Mut, la rubia la tiran como en los mejores bares de Madrid.

PLATOS DEL DÍA

Los platos más reconocidos son el Marisco a la plancha el Pescado salvaje, los Huevos de gallina, libre gallega con foie, patatas, chistorra o morcilla, sus Variados de montaditos, el Tartar de ventresca de atún sobre una cama de guacamole con yucas crujientes, o los que estaban recomendados en mi última visita como la alternativa sana y sabrosoa como son la ensalada de lentejas con perdiz escabechada, muy buena y un plato completo.
3 comentarios sobre:
“Bar Mut”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*