Legumbres con nombre de lujo

Hace unos días me dirigía a La Boquería y encontré una tienda de legumbres  escondida en una callejuela. Me llamaron la atención una variedad de lentejas llamadas Caviar (supongo que si me seguís, sabréis por qué…) por lo que entré a comprarlas para poder probarlas, todavía no las he cocinado, pero al ser las legumbres un plato tan sano y buenísimo para la salud y para el paladar, me ha parecido adecuado dedicarles un post.

LENTEJAS CAVIAR

En esta tienda, la amabilidad brilla por su inexistencia, parece que casi te hagan un favor por atenderte, obviamente tal falta de tacto se compensa por la variedad de legumbres que encontramos en el establecimiento y por la calidad de los mismos, de hecho es la única razón por la cual no me fui ipso facto del local.

SELECCIÓN DE LEGUMBRES

Sin más dilación, vamos a repasar las propiedades nutritivas de las legumbres

Se denomina legumbre (del latín legumen) a un tipo de fruto seco, también llamado comúnmente vaina.  Las legumbres constituyen un grupo de alimentos homogéneo, formado por los frutos secos de las leguminosas, por lo general poseen una carne interior esponjosa, aterciopelada y de color blanco.

El tamaño de las legumbres varía desde un milímetro o poco más hasta cincuenta centímetros. Su forma, aunque en la mayoría de los casos es alargada y comprimida, como la de las judías, frijoles o habichuelas, varía mucho.

Las principales legumbres consumidas en la alimentación humana son: la alfalfa, los guisantes (entre los cuales las alverjas o chícharos), los frijoles (fríjoles, porotos, judías, alubias o habichuelas), los garbanzos, las habas, los ejotes (judías verdes, chauchas, vainicas, vainitas o porotos verdes), las lentejas. los lupinos (altramuces o chochos), los cacahuetes (cacahuates o maníes), o la soja.

Las legumbres pueden comerse de mil maneras: tiernas, secas,  cocidas, fritas… Desde el punto de vista nutricional son más aconsejables las tiernas, aunque desde el punto de vista gastronómico, por la variedad de estilos de preparación, las secas son las más utilizadas.

Granos verdes y legumbres de algunas especies constituyen la base de numerosos platos de cocina. Durante las operaciones culinarias ( primero con el remojo y posteriormente con el cocido) se pierden los tóxicos que pudieran contener.

Lo más incómodo y menos popular de estos alimentos es su largo tiempo de preparación, que es imprescindible para obtener los mejores resultados, algunas de las cosas a tener en cuenta para su preparación son: Hay que ponerlas en remojo unas 12 horas antes con agua lo más pura posible sin añadirle sal ni bicarbonato que ralentiza el ablandamiento y altera el sabor.Se debe añadir la sal en el último momento de la cocción para evitar que las pieles se endurezcan, esto es muy importante tenerlo en cuenta.

La cocción no necesariamente debe hacerse en ollas a presión o con cerrado hermético, aunque suelen ser buenas para acortar el tiempo de cocción y conservar las propiedades nutritivas.

Se recomienda consumir legumbres dos veces por semana, sin perder este hábito en verano, por ejemplo en ensaladas frías o empedrats.

 

6 comentarios sobre:
“Legumbres con nombre de lujo”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*