Medallones de pollo al aroma de Pimiento Verde

Me gusta mucho el sabor que le da a la comida el pimiento verde, la verdad es que en general es una verdura que me gusta mucho, ya sea en versión verde, roja o amarilla (que reconozco que es mi favorita), y ya sean del padrón o del piquillo, rellenos, salteados, en salsa…

MEDALLONES DE POLLO AL AROMA DE PIMIENTO VERDE

Esta receta es ligera pero tiene personalidad, la pechuga de pollo a la plancha resulta aburrida, pero si la salteamos con el aceite previamente aromatizado por el pimiento verde, le da un toque muy especial.

null: MEDALLONES DE POLLO AL AROMA DE PIMIENTO VERDE

null

  1. 1 pechuga de pollo
  2. 6 pimientos verdes medianos
  3. Aceite de oliva
  4. 2 dientes de ajo
  5. Sal y pimienta

null

  1. Cortar la pechuga en 6 medallones, cortar finamente y sofreír el ajo, saltear los pimientos y reservar.
  2. Con el mismo aceite aromatizado por los pimientos saltear los medallones, salpimentar y servir encima de los pimientos.

Tiempo de preparación: 20 minuto(s)

Tiempo de cocción: 20 minuto(s)

Comensales: 3

Copyright © null.
Recipe by null.

 

Profundicemos un poco más sobre el apasionante mundo de los pimientos

El pimiento es el fruto hueco de una planta herbácea que recibe su mismo nombre. Pertenece a la familia de las Solanáceas y, en concreto, al género Capsicum. Las Solanáceas constituyen una familia que incluye alrededor de 75 géneros y unas 2.300 especies de plantas productoras de alcaloides tóxicos, entre las que se incluye la belladona, la mandrágora y el beleño. Son pocas las Solanáceas comestibles. Entre ellas se encuentran el pimiento, el tomate y la berenjena, de gran relevancia en la alimentación.

La planta del pimiento es originaria de México, Bolivia y Perú, donde además del Capsicum annuum L. se cultivaban al menos otras cuatro especies.

Los pimientos llegaron a Europa en el primer viaje realizado por Colón en el año 1493 a América. Los indígenas americanos conocían el fruto por el nombre de chili, pero los españoles y portugueses lo bautizaron con los nombres de pimiento y pimiento de Brasil.

Su cultivo en España comenzó a realizarse en el siglo XVI. Posteriormente se extendió a Italia y desde ese país a Francia para distribuirse por toda Europa y el resto del mundo gracias a la colaboración de los portugueses.

La introducción del pimiento en Europa supuso un avance importante en las costumbres culinarias debido a que se empleaba como complemento de una especia muy popular, la pimienta negra. De hecho, llegó incluso a sustituirla. Su consumo en Europa data de hace varios siglos. Sin embargo las variedades de pimientos grandes, suaves y poco picantes que se consumen en la actualidad se consiguieron a principios del siglo XX gracias a los cultivos intensivos.

Las variedades de pimiento se clasifican en dos grandes grupos según su sabor en dulces y picantes.

Pimientos dulces: Pueden ser rojos, amarillos o verdes, de forma y tamaño diferentes. Dentro de este grupo se incluyen tanto el pimiento morrón como el dulce italiano.

os pimientos, soportan muy bien las altas temperaturas, pero son sensibles al frío. Por esta razón, su cultivo tiene lugar en el periodo que transcurre de verano a otoño, aunque gracias a la producción en invernadero están disponibles en el mercado durante todo el año.

Cuando se desea comprar pimientos es conveniente seleccionar los ejemplares carnosos, duros, pesados en proporción a su tamaño, muy firmes, de color brillante, piel lisa y lustrosa y carentes de golpes o magulladuras. Si presentan arrugas o manchas significa que han estado almacenados durante demasiado tiempo, lo que provoca una pérdida de nutrientes y de sabor. Hay que rechazar aquellos que tengan una piel muy fina o poco firme y que presenten hendiduras, cortes o partes acuosas. Todos estos signos son indicios de que se encuentran en mal estado.

Otra señal de frescura a tener en cuenta es el estado de su tallo. Éste ha de ser verde, firme y crujiente.

Una vez en casa se aconseja guardar los pimientos en el frigorífico y dentro de una bolsa de plástico perforada y así se conservan hasta quince días. Una vez asados y pelados, también se pueden congelar, escaldándolos con anterioridad en agua hirviendo durante unos tres minutos.

 

4 comentarios sobre:
“Medallones de pollo al aroma de Pimiento Verde”

Responder a Loki Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.


*