Comer una pizza sana

GUSTO DEL BORN

A veces puede ser más sano comer pizza que muchas otras opciones que en principio nos parecen más light, todo depende de su grososr, de su masa, de sus ingredientes, de la calidad de la materia prima y, obviamente de la cantidad que comamos.

PIZZA DE TOMATE Y ALBAHACA

Si tenemos prisa, y conocemos un buen sitio para comer una buena porción de pizza al taglio, recomiendo una paradita express.

PIZZA AL TAGLIO

En este caso compararé dos locales muy cercanos que se encuantran en la rambla de Borne de Barcelona, uno es más antiguo que el otro, en él se pueden encontrar porciones de pizzas de masa alta y típicas empanadas argentinas, este sitio siempre está a reventar, goza de gran fama, aunque a mí, personalmente no me entusiasman sus pizzas (en cambio las empanadas me gustan) ya que la masa es demasiado gruesa y casi todas llevan orégano (especie que odio) salvo pocas excepciones. Este sitio lo recomiendo más para take away que para comer in situ, ya que como he dicho, suele estar lleno.

LASAGNA Y PARMIGGIANA

A pocos metros, no hace mucho que han abierto El Gust Del Born, una pizzeria italiana en la que hacen una pizza muy finita, ligera, crujiente y sabrosa, que me encanta y encima no es de las más calóricas, me refiero a la pizza a los dos tomates y albahaca, que como característica no lleva mozzarella pero sí está aliñada por una salsita de albahaca picada con ajo en crudo, aseguro que es una explosión de sabor en la boca.

DECORACIÓN DEL LOCAL

Además de esta pizza que me encanta ofrecen la de funghi porcini, la boscaiola con salsiccia, la bufala, la vegetariana o la clásica Margherita.

Además de pizza, también venden porciones de focaccia con embutidos, lasaña casera o parmiggiana di melanzane  (berengenas a la parmesana) también casera.

 

¿Conocéis la historia de la pizza Margherita? os la cuento…

“En 1889 la reina de Italia, Margarita de Saboya, reconocida gastrónoma y esposa del rey Humberto I de Saboya, invitó al Palacio Real de verano de Capodimonte a un reconocido pizzacero, il signore Esposito que por la época regentaba junto a su esposa, la signora Rosa, la pizzeria más afamada de Nápoles para que le prepara una nueva variedad a fin de satisfacer su curiosidad gastronómica. Con un toque de creatividad, Raffaele Esposito introduce por primera vez la mozzarella o queso de búfala y la decora con hojas frescas de albahaca con lo que junto al tomate armoniza los colores de la bandera italiana, rojo, blanco y verde, y la bautiza con el nombre de Margarita en honor de su reina”

Colorin colorado este cuento gastronómico se ha acabado.

4 comentarios sobre:
“Comer una pizza sana”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*