KM 103

Estoy segura de que en diferentes ocasiones os he mencionado que me encantan las tiendas de alimentación abiertas a deshora,tipo Opencor y compañía, donde se puede comprar de todo, cosas útiles, otras bastante superfluas y muchas otras sin sentido aparente.

ACOJONANTE

Siento esta debilidad también por las áreas de servicio, suelo viajar bastante en coche, si viajar ya es algo que cansa por cómodo que sea el viaje, en coche agota todavía más, y parar de vez en cuando en un area de servicio es un pedacito de cielo con comida mala o a los sumo mediocre, refrescos chucherías y porquerías varias, souvenirs de ciudades en las que no llegamos a entrar, y un ambiente de cansancio y vaguedad de viajeros con un rumbo pero que tienen aspecto de carecer de él.

Por antítesis, estos sitios me hacen sentir como en casa, de la misma manera que me siento cómoda durmiendo en hoteles, por impersonales que sean.

En estos sitios se encuentran algunas joyas y curiosidades que me fascinan y me encanta fotografiar y compartir con los demás, como en este caso, una serie de productos como embutidos y envasados con un nombre tan castizo como Acojonantes… sobran los comentarios, la elección de su nombre es su mejor o peor promoción (yo creo que la segunda opción, ya que la palabra me sugiere más su acepción a dar miedo que a sorprender por lo grato, pero esto es susceptivo a cada punto de vista personal).

Una palabra parecida se ha escogido para dar nombre a unos espárragos envasados que os he recomendado en alguna que otra ocasión, los Cojonudos, por lo que el uso de estas palabras soeces es un clásico en nuestra gastronomía.

Desconozco la calidad de los embutidos y enlatados que he descubierto en ese área de servicio cercana a Madrid (La Antigua venta de Almadrones, en el Km. 103 de la A-2, existe en los dos sentidos. La que está en dirección a Madrid es de “toda la vida” data del año 1889, existe una segunda cercana a Zaragoza), en la que he parado en muchas ocasiones a lo largo de diferentes viajes a la capital.

A pesar de ello no he parado nunca a comer o a cenar, ni los he comprado para llevar así que estos productos no puedo recomendarlos, lo único que quería compartir es la curiosidad que me ha suscitado y animaros a decirme vuestra opinión si los habéis probado.

1 comentario sobre: “KM 103”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*