Un Orujo Hijoputa

Al ver el nombre de este orujo una amiga comentó acertadamente: ¡eso es lo que piensas del orujo a la mañana siguiente, te acuerdas de su madre!

NOMBRES PECULIARES

Más allá de bromas etílicas entre amigos, me ha llamado la atención una noticia publicada hoy en la Vanguardia, ya que en uno de mis famosos pasas por áreas de servicio de la geográfía ibérica (en el área 103), al ver este producto de peculiar nombre lo fotografié como curiosidad, pues bien, hoy este orujo llega a altas instancias de la UE que considera injuriosa la expresión que le da nombre y no permite a la empresa cántabra de orujo registrar su marca.

Como os hemos adelantado el Tribunal General de la UE ha rechazado el registro comunitario de la marca de orujo “¡Que buenu ye! HIJOPUTA”, de la empresa de Federico Cortés del Valle, que considera que esta decisión es desproporcionada debido a que la expresión no es injuriosa sino de admiración. 

La empresa que da vida a este orujo es familiar y está ubicada en Maliaño de Camargo (Cantabria) y se dedica a la distribución de vinos y productos alimenticios, y sus directivos aseguran que la decisión de la corte de Luxemburgo supone un perjuicio para la expansión de la empresa a nivel internacional.Al final, la empresa consiguió registrar la marca “Que buenu ye” e “HIJOTUTA”, cambiando una letra a tan polémica palabra. Aunque en la parte trasera de los envases las frasecitas admirativas tampoco se quedan cortas : “Qué triste es contemplar a la mujer que uno estima, tirada en un muladar, con un hijoputa encima, tú, sin poderla catar, y él lima que lima” (Simón Bolivar).

Los diferentes tipos de orujo que comercializan van desde el orujo de miel, al blanco o el de limón, pasando por la crema de orujo, entre otros.

Este caso va en la linea de productos como los espárragos Cojonudos o los productos de la marca Acojonante, de los que os hemos hablado en este blog, y que parecen recordarnos que el macho es más macho cuantos más tacos suelte y que es una pena que demos esta imagen a nivel internacional.

3 comentarios sobre:
“Un Orujo Hijoputa”
  • Soy de Cantabria y estoy totalmente de acuerdo contigo. No me gusta nada el nombre, la verdad, creo que no nos ayuda nada en nuestra imagen en el exterior. Además me parece un nombre horroroso.

  • No puedo estar más de acuerdo contigo y con el Tribunal General de la Unión Europea. No le veo la gracia a poner nombres soeces a las cosas. Vaya imagen de monstruos y maleducados damos por el mundo.
    Yo desde luego, no compro ni ese orujo ni los espárragos, ni nada que tenga un nombre ordinario.

    • Haces bien, luego nos quejamos de la imagen que tienen de nosotros, aunque si hay empresas que luchan por fomentarla… así nos va…

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*