Citrus un comodín céntrico

Me parece inverosímil que todavía no os haya hablado de este restaurante, ya que creo que he comido y cenado en él unas miles de veces, y os aseguro que no exagero.

BOMBONES DE FOIE

Como digo en el título de este post, es un restaurante comodín, de esos al que puedes acudir si no consigues reserva en ningún otro restaurante (este caso nos pasó recientemente durante el Mobile World Congress, en el que Barcelona estaba saturada), o simplemente si no te apetece devanarte los sesos pensando en un restaurante céntrico, en el que se coma correctamente y donde el servicio sea medianamente bueno.

La particularidad de este restaurante que queda en el medio de Paseo de Gracia, es que está ubicado en un piso principal desde el cual se puede apreciar el movimiento de esta avenida tan señorial como turística.

PICA PICA

Hace muchos años que somos clientes habituales del Citrus, solemos pedir lo mismo desde siempre, primero un pica pica y luego un plato principal. Es casi una tradición.

El pica pica suele componerse por los sencillos pero logrados bombones de foie, cuadraditos de foie envueltos en una fina lámina de manzana y con azúcar caramelizado. También solemos pedir clásicos como las alcachofas fritas, y los calamares rebozados con una fina espuma de mayonesa y croquetas de jamón ibérico.

Otros platos característicos de su carta son los Rascacielos de tomate y mozzarella con rúcula y olivada, el Milhojas de setas de temporada con huevo poché y virutas de foie, los Dados de salmón a la plancha con gel de cava rosado. O una de nuestras opciones favoritas, los dados de filete con saquitos de Idiazábal.

Además hemos vivido en persona las diferentes fases de la vida de este restaurante que ha sido renovado en abril del 2008 y decorado por Antoni Arola, Premio Nacional de Diseño 2003, este restaurante instalado en el primer piso de un edificio del Eixample constituye una oferta muy fresca en pleno centro de la ciudad de Barcelona.

Decorado en tonos cítricos y con obras del pintor Lluís Lleó, Citrus rebosa luminosidad gracias a los ventanales que lo flanquean. Un ascensor panorámico de cristal nos permite el acceso a un espacio amplio de aspecto moderno y cómodo, ideal tanto para un menú de mediodía como para una cena a la carta.

A pesar de que se suele esperar bastante rato para conseguir mesa, aún teniendo reserva en muchos casos, el servicio es muy correcto y miman de manera especial a los clientes habituales, nosotros hemos organizado incluso diferentes eventos en sus salones privados que han resultado ser un éxito.

2 comentarios sobre:
“Citrus un comodín céntrico”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*