Comprar en la “Agrobotiga”

Si estás en el campo, apetece consumir y elaborar productos autóctonos, frescos, genuinos y de la tierra.

AGROBOTIGA

Además de los pequeños comercios de la gente del pueblo, surgen cooperativas especializadas en este tipo de productos, en las que me gusta perderme y si puedo, comer o desayunar en su restaurante, para que la experiencia resulte incluso más completa.

En el rústico establecimiento adyacente a este supermercado natural y ecológico se pueden desayunar tostadas de pan de pagés con tomate y una selección de embutidos: jamón dulce o serrano, longaniza o fuet, cansalada virada, Bull blanco o negro, queso, atún o anchoas, Baiona, lomo curado, huevos fritos con bacon, botifarra a la brasa, lomo campestre, cordero a la brasa…

Para comer se puede optar por la típica ensalada catalana (con embutidos), tablas de embutidos, espárragos con mayonesa o jamón, judías con botifarra del perol, bacalao marinado, carpaccio de buey, canelones o legumbres como garbanzos o lentejas.

De segundo el plato estrella son las carnes a la brasa, como la clásica botifarra, conejo, bistec o entrecote, lomo, pollo, hamburguesas o magret de pato.

Interesantes son los postres como el queso fresco con membrillo, mató del valle con miel, frutos secos con moscatell, zumo de naranja natural, Flan de huevo de la casa con nata o de ron…

Todo rodeado de señores autóctonos charlando, leyendo el diario, jugando al dominó y pasando su vida con la calma y sosiego de la que carecemos los turistas que vamos de la ciudad al campo.

 

1 comentario sobre: “Comprar en la “Agrobotiga””

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*