Santa Eulalia

Hace ya un tiempo que la Boutique Fetiche de los fashionistas barceloneses ha abierto su propio café y restaurante para comer en los días de compras maratonianas, o para tomar un muy agradable tentempié a cualquier hora, exactamente desde que se ha reinaugurado la tienda original en Paseo de Gracia.

La tendencia de abrir un café en las boutique lleva un tiempo en elza, todas las grandes multimarca lo tienen, y las grandes firmas monomarca llegan a tener más que cafés: restaurantes, dicotecas, hoteles…

En Florencia me encanta perderme en Luisa Via Roma, y el jardín interior de Santa Eulalia me recuerda un poco a ese oasis en el medio del bullicio, y también por eso me encanta.

Hace unos días, antes de asistir a un evento relacionado con la Bridal Week en Barcelona, fuimos a tomar algo con una amiga, y la verdad es que desde su apertura que no comía allí, y siguió satisfaciendome tanto como la propia boutique.

COCKTAIL

En este caso hemos picado algo sencillo para aguantar hasta la cena tras el desfile al que nos dirigíamos: Selección de aceitunas de La Boquería, navajas (ojo al detalle exquisito del toulle rodeando el limón para aliñar las conservas, tres jolie) y chips con su consiguiente aliño de Espinaler.

TENTEMPIÉ PRE-DESFILE

Otras opciones de aperitivos son las almejas, berberechos o mejillones entre las conservas, coca con tomate o queso parmesano.

Para comer al medio día la carta incluye crema de calabaza asada con toque de curry, coca de escalivada con tapenade, micuit con gelée de oporto, mermelada de higos y tartaletas o de segundo tartar de salmón fresco y ahumado a las tres mostazas o pularda al horno con patatas asadas al romero, entre otros.

DETALLES EXQUISITOS

Para beber, una selección de cocktails, vinos y cavas o gin tonics.

GIN TONIC

No es desgloso más platos porque quiero hablaros de lo que nos ofrece Santa Eulalia para desayunar, comer o merendar en otras ocasiones, así tengo la excusa para volver…

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*