Reinventar con creatividad: Dip con “fritos”

Hoy recuperaremos una ensalada que os enseñé ayer mismo para realizar un sabroso dip con sus sobras.

Se suele denominar dip a una salsa espesa que se toma sobre diferentes tipos de tortitas de maíz (totopos, por ejemplo) o diferentes snacks, como los fritos de maíz que utilizamos hoy.

DIPS

El dip por excelencia es el guacamole, aunque en los supermercados encontramos muchas versiones picantes como de chile o de queso, por ejemplo, aunque podemos inventarnos todo tipo de dips para sorprender a nuestros invitados, incluso aprovechando platos que ya tenemos eleborados, como esta ensalada de surimi y tallos de esparrago blanco, que sencillamente pasada por el minipimer, se convierte en un dip irresistible.

También os aconsejo servir los dip en la cáscara del aguacate con el que habréis preparado vuestro guacamole casero, que de hecho fue una de las primeras recetas que os aconsejé en este blog.

La idea de usar fritos en lugar que los clásicos totopos es innovativa, ya que suelen tener un toque a la barbacoa que resulta curioso mezclado con estos dip, que suelo comprar, aunque investigando he descubierto recetas caseras muy interesantes.

Los ingredientes son básicos: agua, harina de maíz y sal, su elaboración es idéntica a la de los churros: ponemos el agua a hervir con la sal y en el momento que hierva retiramos e incorporamos la harina de golpe. Removemos enérgicamente para formar bien la masa.

Rellenamos una churrera o sartén y vamos friendo en abundante aceite bien caliente. Esperamos a que enfríen y están listos para comer.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*