Una vela LED

Esta publicación tiene dos motivos principales, el primero es sin duda alabar la labor como pastelera de mi amiga Debora, que no solo es una de las anfitrionas más exquisitas que conozco y he alabado a lo largo de estas páginas, sino que además es una cocinera 10, y en este caso nos ha deleitado con una Sacher casera impresionante.

LA SACHER DE DEBO

La tarta Sacher, en alemán Sachertorte, es una tartade chocolate típica de Austria. Consiste en dos planchas gruesas debizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada dealbaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro por encima y los lados. El chocolate que cubre la torta permite que se conserve períodos largos. Tradicionalmente, se suele acompañar de nata montada (crema chantilly).

Fue inventada en 1832 por Franz Sacher, entonces joven aprendiz de repostería, para deleitar a un selecto grupo de invitados del príncipe Klemens Wenzel von Metternich. Tras pasar 16 años trabajando en Bratislava y Budapest, Sacher volvió a Viena y abrió una tienda de delicatessen y vinos. Eduard, el hijo mayor de Franz Sacher, fue aprendiz de repostero en la confitería vienesa Demel. Allí empezó a confeccionar la tarta de su padre en la forma que hoy se conoce. En 1876 fundó el Hotel Sacher, todavía hoy existente, y comenzó a vender la Sachertorte. Tras la muerte de Eduard Sacher, su esposa Anna continuó regentando el hotel.

La segunda razón es una sugerencia que se nos ocurrió por casualidad en la celebración de un cumpleaños en el que teníamos la tarta pero no las velas, y como este blog también se basa en sugerencias para comportarse de la manera más adecuada en cada momento, la idea de reutilizar una vela LED para el jardín para dar un toque festivo es ideal, el único inconveniente es que por mucho que soples, ¡no se apaga!

2 comentarios sobre:
“Una vela LED”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*