Rodizio, ¿si o no?

Probé este restaurante por qué me apetecía comer carne a la brasa y no tenía tiempo de sobras, además tenía curiosidad ya que diferentes personas me habían hablado tanto bien como mal de este restaurante.

EL RODIZIO

La verdad es que no soy en absoluto forofa de los buffets libres, siempre he preferido la calidad a la cantidad, y con esto no digo que las calidades de estos establecimientos sean malas (que a menudo también pueden serlo), sino que prefiero un plato cuidado y eleborado antes que grandes cantidades para “llenar el buche”.

El Rodizio fue el primer restaurante de comida brasileña en España, único en su especialidad de Churrasquería-Rodizio en Barcelona. Cuenta con tres barras de entrantes fríos y calientes que el cliente puede combinar a su gusto.

BOUFFET LIBRE

Hay más de 40 opciones diferentes entre las que se incluyen, ensaladas exóticas, sushi y sashimi (nunca entenderé la manía de incluir platos japoneses en todos los bouffets libres, en especial si son de otra cultura gastronómica, como en este caso la brasileña); palmitos y espárragos; Taramosalata y Hummus de garbanzo. Salmón ahumado y carpaccios de pescado, témpura de vegetales y gambas, salmorejo o gazpacho (bastante recomendable según mi parecer).

Además de un surtido de cecinas, curados, lacón, jamón y tablas de quesos. Feijoada completa. Entrantes calientes tales como fideos a la cazuela, Salteado de setas, verduras a la brasa, fritos, fideuàs, arroces…

El Rodizio ofrece además una amplia selección de 12 tipos de carne: cupim, picaña de buey, pierna de cordero lechal, alcatra al ajo, lomo con queso, lechón al horno y lomo ibérico, entre otras. Todas ellas son presentadas en grandes espadas y planchas calientes en mesa.

En lo que se refiere a los postres con zumos y batidos de frutas tropicales, flan con dulce de leche, sorbete de mango, mousse de maracujá, quindim, el característico manjar de coco y repostería artesana.

La verdad es que me decanto más por la opinión negativa de uno de mis amigos, no por qué el producto ni el servicio fuera malo, sino por qué, como ya he dicho, no es el estilo que me gusta para mis comidas.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*