Ensaladas de verano: EL TOMATE

Una sencilla ensalada veraniega de tomate, atún (a poder ser ventresca) y cebolla, se puede elaborar de mil y una maneras, cambiando de tipo de cebolla (en mi caso prefiero la de Figueres) o de tomate, que los hay de muchas variedades y sabores, y es cierto que cada tomate es un mundo, hoy os hablaré de la variedad Kumato.

KUMATO

En este caso como veis en la foto es la ensalada sencilla y básica, en las próximas publicaciones optaremos por otro tipo de tomate y una variación muy tentadora… pero no nos precipitemos, que este repaso a la ensalada que prefiero, ya sea en verano como en invierno, empieza con el  tomate Kumato, también llamado tomate negro, que es fruto de la investigación y mezcla de diferentes variedades empleando métodos tradicionales y naturales, sin embargo a menudo se lo considera erróneamente un tomate transgénico. Se diferencia principalmente de otras variedades por su color verde oscuro casi negro, su sabor dulce e intenso y su forma redondeada.

Otra propiedad de este tipo de tomates es que maduran desde el interior, de manera que su carne exterior se mantiene más crujiente aún en estado de madurez, esto hace que sean perfectos para cortar en finas láminas o bien en trozos más grandes para ensaladas.

Su punto ideal de maduración es cuando adoptan un color marrón rojizo y tonos verdes alrededor del tallo.

Os animo a que probéis esta ensalada en todas las variaciones que os iré proponiendo en el futuro.

 

1 comentario sobre: “Ensaladas de verano: EL TOMATE”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*