Domingueros

Este año no me apetece nada ir a la playa, incluso en las diferentes escapadas a Ibiza y varias escapadas a la Costa Brava,a Sitges y sin olvidar que en Barcelona ciudad lo tenemos muy fácil para broncearnos y tomar un baño (aunque personalmente, no suelo pisar las playas de mi adorada ciudad, y menos en agosto…).

Pues bien, hace unos días fui casi arrastrada a una playita del Maresme, en sant Pol de Mar, y vi una estampa que hacía mucho que no véia: una familia totalmente equipada, al más puro estilo dominguero bajo su sombrilla, con varias neveras llenas de bocadillos y otros alimentos, refrescos y hasta postre, todo lo necesario para pasar un día en la playa.

COMER EN LA PLAYA

Probablemente esta imagen se ha multiplicado con la crisis económica y el pesimismo en el que nos vemos sumidos, época en la que ver el telediario se hace un suplicio y en la que nos planteamos la gravedad de las cosas, su alcance real… aunque también es cierto que hay familias que gozan de estos pic nic tan rústicos tanto en las vacas flacas como en las gordas y que saben gozar de lo sencillo y de lo que realmente importa, la compañía de sus seres queridos.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*