Puigcerdà: el Hotel

A menudo en los hoteles de montaña (pensados para un turismo más familiar), la opción de la media pensión es obligatoria al realizar tu reserva, también debido al hecho que las caminatas veraniegas y esquadas en invierno, hacen que se prefiera utilizar las amplias y equipadas zonas comunes de los complejos turíaticos más que salir por el pueblo, por esta razón los hoteles de estas zonas suelen ofrecer juegos, entretenimientos y en este caso, hasta una discoteca interior para quien lo desee.

NUESTRA MESA

Esta vez nos alojamos en el Hotel Park Puigcerdà & Spa, a las afueras del pueblo, que sin duda no se diferencia por su lujo ni estilo, aunque es un sitio para pasar unos días de tranquilidad sin demasiadas pretensiones. La cena constaba de un menú diario con varias especialidades de la comida del lugar (y no solo), que considerando su precio, resultaba decepcionante.

La opciones de primero variaban desde cogollos de Tudela con anchoas, tortilla de patata a la Española, tempura de hortalizas a la japonesa, Pimientos del piquillo rellenos de carne, ensalada de gambas y aguacate, sopa con arroz y fideos (opci´pon que me dejó desconcertada, ya que siempre he comido la sopa con arroz o con fideos, nunca todo junto), sopa de melón con virutas de jamón, cazuela de garbanzos y callos, entre otras opciones…

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS

Los segundos que aparecían en los menús de los días en los que hemos cenado allí van desde dados de atún fresco a la plancha (que no eran dados, más bien un lomo), albóndigas guisadas mar y montaña con sepia, pulpo a la gallega (que estaba realmente bueno y tierno), mislo de pato confitado con compota de manzana, botifarra a la brasa con escalivada, rape a la plancha con verduritas, pies de cerdo guisados…

BOTIFARRA CON ESCALIVADA

También existía la opción de esceger platos fuera de menú pagando un notable suplemento, como medallones de foie gras, tostada de jamón ibérico con anchoas de L’escala, trnxat de la Cerdanya con col de Meranges, huevos estrellados con ceps, surtido de queso selectos, Entrecot de ternera Bruneta de los Pirineos…

FRESAS CON NATA

En resumen, no cenamos del todo mal, aunque considerando factores como la relación calidad precio y servicio, tampoco nos dejaron deslumbrados.

1 comentario sobre: “Puigcerdà: el Hotel”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*