Colmados de pueblo

Dando un paseo por Llivia he tenido ocasión de reflexionar sobre el concepto de colmado, esas pequeñas tiendas con horarios especiales, productos peculiares y precios hinchados, con etiquetas escritas a mano y un trato personal.

COLMADO CLÁSICO

Por desgracia este concepto está mueriendo especialmente en las grandes ciudades, dejandu su legado a mini supermercados chinos o paquistaníes, sin desmerecer el trabajo de estas persona, es una auténtica pena que se pierda ese comercio tradicional y entrañable.

El colmado se puede denominar también tienda de ultramarinos (también conocida como Ultramarinos solamente, el vocablo proviene de que los productos que antaño se vendían en estas tiendas, que solían proceder de territorios de Ultramar, indicando de esta forma que eran productos de importación. Hoy en día se considera una tienda, en el sentido más tradicional ) a un establecimiento comercial que vende principalmente productos alimenticios, tanto frescos que se despachan generalmente a «granel», al peso, etc. como comida envasada en lata, escabeches, etc. La oferta de estas minitiendas es muy limitada: leche, huevos, pan, latas de conserva, etc.

Las tiendas de ultramarinos tienen un fuerte competidor en los supermercados, que suelen vender en la mayoría de los casos a precios más baratos. Estos establecimientos que generalmente eran de economía familiar, y que poco a poco van desapareciendo, ofrecen a sus clientes un trato más personalizado y quizás más humano.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*