Tomate y queso Curado

Las ensalasa a base de tomete no solo son ideales para el verano, son perfectas para cuidar la línea y además son sencillas y rápidas de preparar.

QUESO CURADO

No solo se pueden combinar con quesos frescos, sino que también con quesos con más cuerpo y sabor, por ello hoy la ensalada de la que hablamos es a base de tomate, queso curado, palmito y habas secas saladas, aliñada por salsa de romesco (de la que no podemos abusar).

Pero decubramos un poco más sobre el tipo de queso escogido,

El curado de los quesos consiste en el añejamiento de los mismos, en un proceso en el que se secan y adicionalmente se aplican técnicas de conservación, como el salado o el ahumado. El tiempo necesario para considerar a un queso como curado puede variar de uno a otro, pero en general se requiere un mínimo de año y medio o dos años.

El proceso de curado hace que obtenga una textura bastante más dura y seca, así como que se incremente la intensidad de su sabor, propiedad muy deseada entre los amantes del queso. Sin embargo, muchas personas no toleran los sabores fuertes, por lo que es fácil encontrar distintas variantes de curado para un mismo queso, catalogándolos normalmente como tiernos, semicurados y curados.

Ejemplos de quesos curados pueden ser el queso manchego, el gouda o el Grana Padano y el Parmiggiano Reggiano también se curan, pudiendo sobrepasar tiempos de tres años. Tienen una textura extremadamente dura, lo que facilita su consumo de forma rallada, como condimento o relleno de pastas y muchas otras especialidades de la gastronomía italiana.

 

3 comentarios sobre:
“Tomate y queso Curado”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*