Crepes de madrugada

Tras unos cocktails, bailoteos y hasta chapuzones en Le Bain, es todo un placer subir una escalera y encontrarse en un tejado, un rooftop con vistas todavía más privilegiadas a la ciudad, con un suelo que simula césped y hamacas donde tumbarse al fresco de la noche, además con la posibilidad de tomar una crepe recién hecha en cualquier momento de la noche, yo aconsejo hacerlo cuando desfalleces y ya no te aguantan los tacones, junto antes de volver a casa (o a tu respectivo hotel, si no tienes la suerte de alojarte en el Standard).

CREPES

Suculentas y calentitas crepes dulces y saladas, que aportan un momento de placer sin límites, con una carta que incluye para los más golosos y dulzones la de Nutella, de azúcar y limón, de banana y Nutella, de dulce de leche o de naranja.

Para los amantes del salado, como una servidora, la carta ofrece ingredientes como el jamón dulce y queso con mostaza de dijon, las setas, el salmón ahumado o el salami con olivas entre otros, yo he probado varias en nuestras visitas y son un pedacito de cielo de madrugada, os lo aseguro.

Además en este puesto que simula casi uno ambulante en un parque de césped artíficial, también se pueden comprar helados, así que todos los gustos quedan cubiertos, y nos hace adorar todavía más este hotel.

1 comentario sobre: “Crepes de madrugada”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*