Rosemary’s, encanto en el Village

En pleno Greenwech Village, buscando el enésimo sushi del viaje, nos topamos con un restaurante tan encantador como particular, ¿su signo más característico? un huerto en la azotea.

ORECCHIETTE

Posiblemente su ubicación, en una esquina privilegiada de West 10th Street y la avenida de Greenwich, o tal vez es la impresionante, muy publicitado, el estado de la técnica arriba jardín de la azotea, que (como informa cada camarero a los comensales, invitando a visitarlo) produce bastante saludable calabacín, hojas de diente de león, y tomates frescos en verano.

Se puede empezar la visita a Rosemar’s con un cocktail de bienvenida como una birra al basilico (agua con pepino, sake de albahaca, nectar de agave y cerveza), un Cocchi Manhattan (americano, vermut y naranja), te frizzante (con prosecco), te rosso (con vino tinto), te tempestoso (con cerveza, vermut y lima) o un vino frizzante (arándamos, vino tinto y prosecco).

la carta ofrece platos típicos de toda trattoria italiana, pero con un toque personal, como las olivas templadas, la caponata de berenjena, los zucchini crudos, o el radicchio con mantequilla y timo.

También se puede disfrutar de sus frutti di mare como los calamari ( con almendras y aceite muy picante, doy fe de ello), el atún con olivas, alcaparras y ceci fritti; las gambas con gengibre, limón, jalapeños y menta; y un curioso salami de pulpo.

Otra de sus especialidades son las focacce, ya sean solas o con embutidos: prosciutto di parma, soppressata, mortadella, coppa, testa o lardo. los quesos también tienen denominación de orígen italiana: ricotta fresca, cacio cavallo, pecorino toscano o gorgonzola dolce entre otros.

Las ensaladas pasan por la César hasta la mozzarella casera, hasta la Siciliana o la Lettuce, que presumen de los productos del huerto.

No puede fatar la pasta: spaghetti al pomodoro, linguine alle vongole, orecchiette con salsicha y brocoli o chitarra alla carbonara.

Este local nos encandiló por el consabido huerto (que visitamos al terminar de comer), el servicio muy atento y la comida auténtica, además de la decoración del local.

 

1 comentario sobre: “Rosemary’s, encanto en el Village”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*