Comer en el Avión

No es la primera vez que hablo de comer en aeropuertos, aunque sí de comer dentro del avión.

COMER EN EL AVION

Por suerte los vuelos cortos ya no incluyen el horrible menú de compañía aerea en la mayoría de los casos, debido a la proliferación de vuelos low cost.

Aunque lo mismo no pasa en los vuelos intercontinentales, en los que se suelen servir un par de comidas calientes (o recalentadas, o con un intento de recalentado, como se quiera mirar…), una principal (comida o cena) y una merienda o desayuno, además de unas cuantas ronsas de refrescos, café o te aguado.

A pesar de que en primera clase se suele comer mejor (no mucho, pero siempre se nota una diferencia, que no solo queda latente en la comodidad del asiento y el precio del mismo billete, y de que hay diferentes compañías que han confíado sus menús Business y Premium a grandes chefs, la masa de comunes viajeros suelen tener que comer fatal, menús que suelen incluír ensalada o verduras variadas, pasta o carne caliente, queso y galletitas, pan con textura de chicle y su mantequilla, que no puede faltar, además de un postre.

En fí, si permitís que os de un consejo, comed algo antes de despegar y disfrutar de un vuelo durmiendo, con o sin la ayuda de una oportuna pastillita.

1 comentario sobre: “Comer en el Avión”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*