Pre-Inauguración de un piso…

Cuando una buena amiga y anfitriona te invita a ver el piso que se acaba de comprar (y, con los tiempos que corren, en este caso la celebración es doble), debes comportante como un invitado ejemplar y agasajarla con champagne, dulces o regalos materiales.

CELEBRAACIÓN

Así ha sido la celebración, en un piso todavía sin muebles, dos buenas amigas, actualizándose, ríendo, criticando y programando la auténtica inauguración, un cocktail que promete ser inolvidable.

¿Para comer? la anfitriona ha pasado por el Sushi Shop (restaurante al que solemos ir, aunque todavía no haya hecho su pertinente reseña) a buscar algunas de nuestras especialidades de sushi favoritas, para comer modestamente en la cocina, con vistas al piso que será la localización de las fiestas de un grupo de amigos tan peculiar como bien avenido.

Por mi parte, he visitado Bopan, una panadería y pastelería barcelonesa reconocida por su calidad y buen hacer (de la que también os hablaré en un futuro próximo), cercana a la nueva morada de mi querida amiga y he comprado unos dulces para terminar de completar una comida que, tras trámites, burocrácia, sudores y lágrimas, sabía a éxito.

Ahora me queda la tarea de organizar el evento de inauguración, del que podéis estar seguros que os hablaré muy pronto.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*