Di NO a los restaurantes turísticos

Ese día fuimos tontos, ya que enajenados por el cansancio, decidimos hacer una comida-cena a las cinco de la tarde antes de proseguir con los compromisos de lo que quedaba del día, y de la noche.

TROFIE AL PESTO

TROFIE AL PESTO

Por esto, tras haber descartado varios restaurantes, acabamos en un típico restaurante turístico cerca del Duomo de Milán. Es la clase de sitio que siempre desaconsejo, de hecho ni siquiera he retenido el nombre, aunque poco importa, ya que es el estereotipo de restaurante para “guiris” donde se come mediocremente a precios muy superiores a lo que deberían ser.

Hay restaurantes de estos en todas las ciudades turísticas del mundo, y, dependiendo de la ciudad la carta va variando de platos típicos, si en Barcelona esta hipotética carta incluiría paella, calamares a la romana y gazpacho, en su versión italiana abundan las pastas, carnes, pizzas…

Decidimos tomar pasta y optamos por trofie al pesto y penne con alcachofas, gambas y tomate, que sin ser malas, tampoco eran espectáculares. La carta de pastas incluye la clásica lasagna, spaghetti con tomate y albahaca, tortelli de carne al tomate, spaghetti con almejas, tortelli al negro de sepia con salmón y mantequilla al azafrán o tagliatelle a la boloñesa.

La carta incluye abundantes antipasti de embutidos y encurtidos, ensaladas, carnes, risottos o pesacados.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*