El menú de Vueling

No es la primera ni la última vez que os hablo de comer en aviones y en aeropuertos, de hecho, pronto empezará mi nueva aventura por el mundo, aunque no quiero adelantaros nada de momento…

VUELING

VUELING

Vueling es una compañía aérea que, a pesar de ser low cost, siempre me ha gutado, por su filosofía, por la atención de su personal y por qué aplican su creatividad a todos los aspectos que les rodéan y su menú no es una excepción.

Desde que la misma Jade Jagger diseñó un concepto Vueling junto con MTV con un menú personalizado para la ocasión (además de otros factores como la música o la imagen del avión), he seguido muy de cerca las novedades de la aerolínea (y personalmente, me encantaba pensar en la hija del Rolling Stone envolviendo sándwiches de atún).

Cada producto ofrecido en la carta de Vueling lleva el nombre de una de sus ciudades de destino, tenemos el Almería, con un bocadillo de tortilla de patata, palitos o Kit Kat y una cerveza fresquita; el Venezia, con bocadillo de jamón y queso, los mismos snaks y un refresco; el Donostia, con su especial baguette; el Moscú, con (como no) ensaladilla rusa, refresco y barrita de fibra o el Mykonos, con sus clásicas aceitunas.

Esto entre otros complementos dulces y salados (desde sopas y pizza a mini pretzels o muffins) para entretenerse en los vuelos Vueling, que suelen ser agradables y confortables.

Ahhh… olvidaba decir que me encantan los artículos de cocina en su revista Ling, aunque quizás espero a mi próximo vuelo para hablaros de ella.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*