Hamburguesa Light (o, sin patatas fritas…)

La hamburguesa es un alimento que va estríctamente ligado al consumo de grasas en la mente de la gran mayoría de los consumidores, eso no tiene por qué ser así, ya que escogiendo un buen acompañamiento y pan integral (o como prefiero yo, una simple tostada o sin pan…), puede ser un plato sano y equilibrado, siemore que esté cocinada a la plancha y con un hilo de un buen aceite.

PATATAS FRITAS

PATATAS FRITAS

Normalmente lo que más calorías aporta son los complementos que añadimos a las hamburguesas: pan, bacon, cebolla (si es frita o caramelizada), según qué quesos y los acompañamientos como aros de cebolla, nachos, alitas de pollo, fingers o nuggets, o las míticas patatas fritas.

Las patatas fritas, aunque sean un vicio exquisito, que gusta tanto a entendidos como a profanos son famosas por su aporte de grasas, vamos, que nos ayudan a alimentar los michelines…

Las patatas fritas aportan una media de 380-400 calorías por 100 gramos dependiendo de de su tamaño (por la absorción de aceite).[Una porción de patatas fritas contiene 22 gramos de grasa y 57 gramos de hidratos de carbono. Una porción promedio de patatas fritas asciende a los 200g, aportando 760 calorías.

De vez en cuando se puede consumir este acompañamiento que es un vicio, pero siempre sin abusar, ya que las consecuencias pueden ser malas para nuestra salud, además de para la línea.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*