Paella de Viernes Santo (por segundo año consecutivo)

Si sois lectores habituales de “El Arte del Buen Anfitrión” sabéis de sobras cuanto me gustan algunas pequeñas casualidades y lo cíclica que resulta ser la vida (y si no lo sois, os lo digo ahora y os invito a seguirme), como, revisando publicaciones de hace un año exacto, descubrir que el viernes santo pasado transcurrió de manera casi exacta a este, con una visita de mi mamma, que se puso a los fogones para cocinar lo mismo, una rica paella.

 

PAELLA

PAELLA

Hace un año os relataba como mano a mano preparamos una paella, como, a pesar de ser una chef italiana, mi madre elabora este plato con absoluta maestría, además releyendo mis propias palabras he recordado las razones por las cuales los días habituales en los que se come paella tradicionalmente son los jueves.

Os animo a leer estas casualidades, aunque hoy me apetecería terminar de investigar sobre la historia de este plato.

Se denomina paella (del valenciano paella,sartén, y éste del latín patella) a una receta de cocina con base de arroz cocido, originaria de Valencia, concretamente de la marjal de la Albufera. Se trata de un plato humilde con enorme tradición e historia en la Comunidad Valenciana. La paella es básicamente un arroz a la cazuela que se ha convertido en emblema culinario español siendo muy codiciado en los lugares turísticos, donde pocas veces se puede comer una paella en condiciones.

Su popularidad creció tanto a lo largo del siglo XX a nivel internacional que hoy en día es un plato que puede encontrarse en los restaurantes de todo el mundo, esta popularidad ha hecho que la paella haya ido sufriendo transformaciones desde la receta original de la paella valenciana (de pollo, pato, conejo y caracoles)y hayan aparecidos variantes que se resumen en paella marinera elaborada con una combinación de pescado y marisco y la paella mixta que consiste en una mezcla de carne y marisco (o pescado)

El origen de la paella se remonta al método de preparación de su ingrediente principal: el arroz. Éste entró en Europa procedente de Asia aproximadamente en el 330 a. C., gracias a las incursiones índicas de Alejandro Magno. Desde esos momentos se hizo un alargado periplo hasta instalarse el cultivo en Europa y concretamente en las costas orientales españolas. Su cultivo necesita de agua, y de disposiciones especiales de riego, que con el tiempo se regularizan a lo largo de la vega. El azafrán también es un ingrediente importante y posee su historia propia. El otro elemento característico de la paella posee una historia propia, se trata del recipiente donde se cocina, la denominada patela en el periodo de la Hispania, periodo de la ocupación por el Imperio romano.

Pasados los períodos Andalusí y Morisco, la primera cita documentada de la paella aparece en un manuscrito de recetas del siglo XVIII, donde ya se distinguen aspectos técnicos acerca de su elaboración, remarcando lo seco que debe quedar, y se distingue entre el «arroz a la catalana» o «a la valenciana», ya que los arroces del delta del Ebro empiezan a ser nombrados en la literatura.

La popularidad del plato levantino es muy elevada en el territorio español ya a finales del siglo XVIII, pero a pesar de ello el famoso cocinero francés Auguste Escoffier, al escribir un folleto sobre arroces, en una rabieta ignora el plato valenciano, hasta que amediados de siglo XVIII este plato aparece en un menú de celebración homenaje del diputado en Cortes Sr. Pedregal como Riz a la Valenciennes.

Ya a comienzo del siglo XIX la paella formó parte de las costumbres de todos los estamentos sociales en Valencia y fue en esta época cuando empezó a tomar significado de un alimento familiar. Una curiosidad es que se sabe que apenas se comía arroz blanco excepto en Alicante, que era plaza militar. Los pescadores ya tenían su  arroz a banda y caldero correspondiente, en cuanto que el arroz a la huerta era una imitación de la valenciana.

Durante la Guerra Civil Española en el bando sublevado se dio la orden de disparar a los soldados (independiente del bando que fuese) que estuviesen haciendo una paella a cielo abierto en las zonas desmilitarizadas.La razón de esto fue que Valencia permanecía leal a la Segunda República.

Hoy ha tocado una interesante clase de historia de un plato que yo adoro y me encanta cocinar

1 comentario sobre: “Paella de Viernes Santo (por segundo año consecutivo)”
  • Espectacular paella, Alexandra!!!, es mi plato favorito desde siempre y salta a la vista que te ha salido “redonda”. Por desgracia yo no tengo muy buena mano con la cocina pero a ver si con un poco de suerte me toca una Cookeo, eso sería para mí una valiosa ayuda. La verdad es que tu blog me encanta y me “engancha”, voy a seguir leyendo y aprendiendo mucho.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*