El Badulaque de Apu

Como os decía en la pasada publicación, hay una tienda en los Universal Studios Hollywood que ha llamado especialmente nuestra atención, el auténtico Badulaque de Apu, de la serie de animación The Simpsons, y en su parte trasera encontramos en famoso bar de Moe, aunque sea una pena que en lugar de una taverna mugrienta sea solo una pared pintada…

EL BADULAQUE DE APU

EL BADULAQUE DE APU

Dentro de este badulaque no solo podemos encontrar souvenirs dedicados a la familia más famosa de la televisión, sino también sus propios productos, desde las golosas roquillas que come Homer a Diario, a su cerveza favorita la Duff (que se comercializa también en nueestro país). En 2008, la cerveza Duff de procedencia mexicana comenzó a venderse en España. La apariencia comercial es igual que la que aparece en cualquier episodio de Los Simpson. Desde 2010 se puede comprar en España una cerveza Duff fabricada en Alemania.

Más allá de las rosquillas y la cerveza hay que reconocer que esta serie tiene un universo gastronómico muy rico, convirtiendo a la gastronomía en coprotagosnista junto con los entrañables y locos muñecotes amarillos, Homer incluso fue un falso crítico gastronómico en un episodio, aunque su inteligente hija isa fuera la autora real de sus artículos que hicieron engordar a todo el pueblo (de hecho el Springfield real llegó a batir record nacional de obesidad).

EL BAR DE MOE

EL BAR DE MOE

Si citamos algunas de las referencias gastronómicas de la serie cabe destacar desde la comida casera de Marge: desayunos grasientos, chuetas y puré de patata de aspecto chicloso, hasta su negocio haciendo pretzels para la mafia. Lisa destaca por ser la sana de la familia, vegetariana recalcitrante prefiere los hot dogs de tofu que Apu vende secretamente en su negocio junto con el famoso “fresisuis”, un batido de colores chillones. Incluso en el comedor del colegio los alimentos resultan relevantes por su falta de calidad  dudosa higiene (basta con ver a la cocinera).

Co-protagonistas que acaban devorados como la langosta-mascota que cría homer para comérsela o que no tienen buen aspecto como pescado de tres ojos para el Sr. Burns en protesta a sus vertidos tóxicos en los ríos, comparten pantalla con la familia. Los restaurantes también tienen su parte, desde la cadena de comida rápida del payaso Krusty con carne de dudosa proveniencia que resulta adictiva al italiano “Luigi’s”, el japonés “El Sumo Feliz” (en el que Homer come un pez globo que casi lo mata) “The frying Dutchman” (“El Holandés Frito”), especializado en pescados y mariscos, fritos, por supuesto, o “El Matadero”, donde los comensales ven cómo sacrifican al ganado en directo.

La obesidad es un tema recurrente en la serie, no solo Homer se atiborra, en varios capítulos el resto de la familia cae en el pecado de la gula, desde Bart cuando se vuelve adicto a los snacks que se venden en su escuela, la pequeña Maggie o hasta el gato Snowball.

1 comentario sobre: “El Badulaque de Apu”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*