El Badulaque real

Ya que hoy el tema va de pequeño comercio (ya sea real o en la ficción) investigaremos sobre este fenómeno que está creciendo cada vez más en nuestras ciudades, el de los badulaques, “paquis” chinos… llamadlo como queráis, a nivel coloquial hay muchas acepciones al respecto.

BADULAQUE EN BARCELONA

BADULAQUE EN BARCELONA

Muchos opinamos que esta proliferación de comercios sin ley ni horario está desvirtualizando un concepto que en la historia ha sido clave, el de los colmados o tiendas de proximidad de toda la vida, de las que quedan pocas y de las que os he hablado en varias ocasiones en especial en los orígenes de este espacio. Muchos otros opinan que es cómodo encontrar estos badulaques regentados por un abanico multicultural abiertos todos los días de la semana y hasta altas horas de la noche. Yo opino que ambas cosas son ciertas aunque hoy no escribo para generar ningún tipo de polémica al respecto.

De lo que os quiero hablar es de como brilla la ironía sobre cualquier otra cosa, de como un badulaque de barrio se puede convertir en algo divertido y estimulante, con el simple hecho de imitar al que os he mencionado anteriormente, el de Apu de la serie Los Simpson, con foto del susodicho en su insignia incluído, sencillamente me pareció divertido y digno de mención cuando lo descubrí.

Este badulaque está situado en la zona alta de Barcelona, justo detrás del bello Palacio Real, en la zona universitaria, entre restaurantes de todo tipo (en especial kebabs y frankfurts) generalmente frecuentados por estudiantes y vecinos de la zona.

Investigando un poco sobre el orígen de este nombre que se utiliza como sinónimo de colmado, según la RAE viene del Del mozár. berdolaca, y este del lat. portulāca y tiene varios significados: Afeite compuesto de varios ingredientes, que se usaba en otro tiempo; Persona necia, inconsistente; Persona impuntual en el cumplimiento de sus compromisos. O el significado que tiene algo que ver con la gastronomía chanfaina (‖ guisado de bofes o livianos, es decir pulmones de reses).

Me parece muy interesante descubrir de donde vienen algunas palabras que pronunciamos o escuchamos a diario, ya que la historia es muy sabia asignando nombres y muchos son fruto de hisorias curiosas o divertidas, anécdotas, que dicho sea de paso, van muy bien cuando se charla en sociedad o se quiere romper el hielo y sorprender a alguien. En estos casos la historia siempre nos hecha una mano para enriquecer no solo nuestro bagaje cultural, sino también para sorprender gratamente a nuestros amigos o acompañantes.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*