Un pollo muy loco

El Pollo Loco es una de las tantísimas cadenas de comida rápida que podemos encotrar en Estados Unidos, la verdad es que entramos por curiosidad, por qué nos hizo gracia el nombre, pero os aseguro que no deja de ser un establecimiento de fast food (incluso un punto más “cutre” de lo normal, todo sea dicho), por mucha retórica que apliquen a sus preparaciones en su página web declarando que llegan a ” longitudes locas para nuestra firma el pollo adobado por cítrico, asado a la parrilla con fuego. Primero, adobamos pollos frescos, enteros en una receta especial de hierbas, especias, zumos de fruta y ajo. Los pollos enteros entonces son asados a la parrilla por fuego, el corte de la mano, y servidos con nuestras comidas de pollo, burritos, ensaladas, sopas, tacos y quesadillas. Y si esto no es bastante, aplicamos aquella misma pasión a nuestro guacamole hecho a mano, salsas y preparaciones cada día”.

EL POLLO LOCO

EL POLLO LOCO

En este caso tomé un burrito y ni siquiera lo terminé, aunque las sweet fries (patatas fritas a base de boniato, ya os he hablado de ellas con anterioridad) sí que me gustaron, la barra de salsas no inspiraba mucha confianza así que no pasé del ketchup envasado.

La historia de esta cadena de restaurantes comenzó en Guasave, México en 1975. El Pollo Loco era al principio un local de pollo el el borde de la carretera. ¿Su alimento estrella? el Pollo, desde luego y como os he dicho: pollo fresco adobado en una receta especial de hierbas, especias y zumos de fruta.

Hacia 1980, se abrió el primer Pollo Loco en la Calle Alvarado en Los Angeles (ahora mismo ignoro si es el que visitamos, la verdad es que fue una parada improvisada volviendo a casa tras una mañana dedicada al turismo). Así que la cadena lleva más de 30 años sirviendo pollo en diferentes modalidades: menús familiares o individuales, infantiles, incluso saludables y por debajo de las 500 calorías (que, aún así no son pocas), cosa que es de agradecer para la salud cardiovascular de los que visitan la cadena.

No solo ofrecen pollo, y platos a base de pollo, también acompañamietos ispirados en la cultura gastroómica mexicana como frijoles, maíz (ya sea salteado como en mazorcas), arroz al vapor, nachos, patatas en puré, patats fritas, sweet fries, coleslaw o verduras salteadas.

También ofrecen un servicio de cátering, combos ecoómicos (con todo tipo de complementos) y servicio a domicilio.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*