Despedida de soltera náutica

Ya que dedicamos uos días a la Bridal Week en Barcelona y al tema de las bodas y el protocolo que todo organizador debe conocer, volveremos al tema de las despedidas de soltera.

PORT OLIMPIC DE BARCELONA

PORT OLIMPIC DE BARCELONA

Ya hace tiempo os hablé de una despedida que organicé para una amiga que se casaba, hoy retomo otra despedida que orgaicé hace bastante tiempo pero que me gustaría poner como ejemplo e idea para las bodas en verano, la opción náutica, ahora os cuento mejor…

Esta despedida no tiene nada que ver con la anterior que os relaté (en la que el plan consistía en una cena elegante e informal con una proyección dedicada a la novia, y una sesión de risoterapia entre amigas, ideal antes de una vuelta en limusina) aunque comparten el hecho de que ningua de ellas se basaba en el cliché de  boys y desfase, sino en planes diferentes y con estilo.

En este caso la despedida duró dos días (con su respectivas noches) e las que alquilamos un yate de tamaño medio (alquilado con servicio de patrón en el Puerto Olímpico de Barceloa) para disfrutar del buen tiempo del que gozamos en la Ciudad Condal  (se trataba de finales de junio y el clima acompañaba).

El plan fue sencillo a la par que divertido: cena sorpresa (un sencillo pica pica) con decoración inspiración flower power y fiesta posterior (co su repectiva visita a vecinos de amarre que estaba disfrutado de la cálida noche) en el mismo puerto. Al día siguiete bordeamos la costa catalana durante todo el día (por desgracia para los que se marearo, tuvimos mala mar y mucho viento, un inconveiente a tener en cuenta a la hora de organizar un plan de este tipo). Después ducha, puesta a punto (nosotras decidimos dar protagonismo a la novia vistiendo todas de negro y ella de blanco) y juegos en el puerto (entre los cuales conseguir besos de turistas varios…) y cena en el restaurante Thai Gardens (con menú degustación previamente pactado) en el centro de la ciudad. Para terminar recomiendo rematar con la visita a la discoteca de moda (no os voy a recomendar la que visitamos en esa ocasión ya que considero que está bastante de capa caída).

Para terminar una recomendación… sobre todo cuando se juntan muchos grupos de amigas de la novia provenientes de diferentes ámbitos de su vida, tened en cuenta que la regla de una buena anfitriona es saber que no todos los amigos casan entre sí, que muchos se quejarán del percio, la elección culinaria o el plan en sí, pero lo único que importa es que lo pase bien la novia, ya que, al fin y al cabo es su día.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*