Restaurante Loria, una cena de excepción

Hoy os voy a hablar de una de las degustaciones más completas y representativas de la carta de un restaurante que he probado desde que escribo en “El Arte del Buen Anfitrión”, se trata del nuevo restaurante Loria, situado en la calle Roger de Lluria (entre Diputación y Gran Vía) de Barcelona, restaurante que respira periodismo en cada esquina por encontrarse  dentro de lo que era la antigua sede de El Noticiero Universal, su antecesor fue el prestigioso restaurant “El Noti”.

STEAK TARTAR

STEAK TARTAR

Este nuevo espacio de gastronomía y  ambiente de moda, con vocación de convertirse en referente de la cocina  mediterránea con influencias internacionales que ofrece recetas  tradicionales para servirlas modernizadas con una presentación (y hasta performance, luego os lo explico mejor…) sin igual.

WON TUN

WON-TON

A continuación os reato nuestra experiencia culinaria para dos en Loria, ya que pudimos descubrir platos como el won-ton de langostinos y mayonesa de albahaca, la focaccia de olivas, gambas, aguacate y salmón ahumado, en corte de terrina de foie y queso de cabra gratinado.

 

FOCACCIA

FOCACCIA

Es necesaria una mención especial para la original ensalada César de pollo ahumado, presentada como un espectacular cocktail mezclado con maestría por el camarero en un tarro hermético de estilo retro.

 

COCKTAIL CÉSAR

COCKTAIL CÉSAR

Como platos principales pudimos probar el Tataki de atún en movimiento (debido a sus algas), el original Steak tartar (presentado como si fuera una hamburguesa recién salida de la carnicería, con su plástico comestible) y las monísmas Mini Burger de carne curada durante 40 días.

TERRINA DE FOIE Y QUESO

TERRINA DE FOIE Y QUESO

Tras este festín, el postre no fue para menos: Crumble de almendras y un Cremoso de cítricos con helado de chocolate blanco, todo un lujo para el paladar.

TATAKI "VIVO"

TATAKI “VIVO”

De la carta cabe destacar también los huevos con foie, setas y trufas o las imprescindibles croquetas de la  abuela del chef, de setas, bacalao o cocido y los arroces del Delta del Ebro.

HAMBURGUESITAS

HAMBURGUESITAS

Como segundos recomiendo el solomillo Bourguignon, el morro de bacalao con muselina de ciruelas y piñones  o la merluza romana de langostinos, guisantes y salsa tártara entre muchos otros. Todos los plato están servidos en pizarras naturales dela firma Platos y Pizarras.

Al frente de la cocina está el chef Moisés Ibarra (que nos atendió muy amablemente al final de la cena)asesorado por  Sergi Cocera e Iker Erauzkin. Móises Ibarra empezó a interesarse por  la cocina siendo un niño, y a los 16 años empezó a dedicarse profesionalmente.  Tiene estudios en reconocidas escuelas de Hostelería entre ellas la  Escuela Hofmann. La calidad está avalada por el grupo al que pertenece el local, Galera Group.

CRUMBLE

CRUMBLE

Es importante mencionar la decoración del restaurante que transmite calidez por su interiorismo qu combina diferentes  materiales nobles: madera maciza,  hormigón,  cristal,  luz y  acero, consiguen que el espacio te atrape y que, el tiempo  transcurrido en Loria, sea de calidad y bienestar.

DELICIOSO

DELICIOSO

 

Una mezcla de naturaleza y urbanismo en un estilo vanguardista con  lámparas de diseños muy especiales en forma de tubo o decoradas  por el arquitecto Xavi Mercader, visionario de un espacio en  armonía que juega con muchos elementos de la firma Azul Tierra.

Todos estos factores, junto con la amabilidad del personal de sala, han confluido para que fuera una velada sin parangón, aunque no hay que olvidar el mérito de la mejor compañía.

1 comentario sobre: “Restaurante Loria, una cena de excepción”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*