Guisantes salteados con fuet

GUISANTES CON FUET

GUISANTES CON FUET

 

Las verduras salteadas son una excelente opción para un primer plato o un acompañamiento de un segundo, es habitual saltear los guisantes con baco, jamón ibérico, jamón dulce, dados de pavo, chorizo, morcilla u otros embutidos, hoy los salteamos con un toque catalán, con fuet.

El fuet es un tipo de longaniza, un embutido muy popular en la cocina catalana. Su parecido en la elaboración con el salami italiano, que emplea la carne de cerdo picada y saborizada con ajo y pimienta, es conocido.

El fuet suele elaborarse en pequeños embutidos de grosor similar al de un dedo.Suele servirse como una tapa o aperitivo. Una de las variantes más conocidas es la procedente de Osona que es conocida como fuet de Vich en honor de la ciudad de Vic, capital de Osona.

Está compuesto por el intestino de cerdo relleno de una mezcla de carne picada condimentada con especias. En muchos lugares, se ha sustituido la tripa (intestino) natural de cerdo, por una envoltura sintética. Se caracteriza por ser un embutido largo y angosto. En algunos lugares de España se le da el nombre de vuelta o choriza (Zamora). El nombre de “vuelta” deriva de la costumbre de doblar la longaniza 180 grados, de tal manera que dé la vuelta y se junten ambos extremos. Puede comerse cruda (una vez que se ha dejado curar, es decir, secar al aire durante varios meses), o bien frita si es fresca (recién hecha). En la provincia de Ávila está compuesta de magro de cerdo de primera, grasa de cerdo, pimentón, ajo, orégano, y sal. Por ello tiene un aspecto rojizo parecido al del chorizo más que al salchichón.

la llonganissa , el espetec, el tastet, la secallona, el fuet y la somalla son diferentes embutidos tipo longaniza seca típicos de la gastronomía de esta región. Estás hechos de carne magra de cerdo y panceta picada, adobada con pimienta negra y sal, exclusivamente, y embutida en intestino delgado de cerdo o intestino cular en el caso de la llonganissa. Durante el proceso de reposo es habitual que se formen unas manchas blancas que lo recubren debido a que se suele enharinar el embutido. Puede ofrecer muchos sabores distintos en función del proceso de secado que haya pasado y la calidad de carne y la pimienta empleadas. Se puede comer cuando está tierno (caso de la “sumalla”) o esperando un tiempo, cuando se endurece en su justo punto, caso de la llangonissa, el fuet o la secallona. Se pueden conservar varios meses en una despensa. Actualmente, el centro geográfico de la creación de la longaniza es la comarca de Osona, que usa cerdos de la comarca para su elboración, pero se hace en toda Cataluña. La variante más gruesa y de mejor calidad de este tipo de embutido se llama llonganissa de Vic o salchichón de Vic en castellano. El fuet, la somalla, la secallona o el espetec son embutidos de menor calidad y aprecio, pero de gran popularidad debido a la masiva introducción del fuet industrial en el mercado español por un conocido industrial charcutero de Gurb (Osona), el señor Tarradellas

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*