Vamos “al Lío”

LIO

LIO

El emblemático Lío de Ibiza (del que os hablé en ocasión de su primer aniversario, al que asistimos el verano de 2012), desembarca en Barcelona, y lo hace por todo lo grande en el Teatro Principal.

Durante su inauguración pudimos asistir al espectáculo de cabaret y tomar una copa en este escenario de excepción, para luego seguir la fiesta, ya que la noche sigue hasta altas horas de la madrugada.

En lo que se refiere a la historia del teatro que alberga este nuevo concepto de cabaret, el Teatro Principal de Barcelona, antiguo Teatro de la Santa Cruz (Teatre de la Santa Creu, en catalán), es el teatro más antiguo de la ciudad y uno de los más antiguos de toda España.

El teatro se fundó por una donación de un terreno y unas casas en la Rambla de Barcelona, realizada por Joan Bosch a favor del Hospital de la Santa Cruz, entonces el más importante hospital de la ciudad, para que edificara en él un teatro; con los beneficios de las representaciones, el hospital podía sufragar parte de sus gastos. Por otra parte, para que estos beneficios fueran mayores, el teatro naciente tendría la exclusiva de las representaciones teatrales en la ciudad.

Las obras empezaron en 1597 y acabaron en 1603: desde entonces e ininterrumpidamente, el lugar ha sido ocupado por un teatro y la plaza situada delante ha sido conocida como Pla de las Comèdies (‘Llano de las Comedias’) y, actualmente, como Plaça del Teatre. El edificio original tendría la estructura de un corral de comedias, de madera, y fue reconstruido varias veces. En 1787 sufrió un incendio que lo destruyó por completo. Reconstruido gracias a las donaciones de nobles como el Marqués de Ciutadilla y el Conde de El Asalto, el nuevo teatro, más suntuoso, fue inaugurado en 1788.

Durante el siglo XVIII acogió espectáculos de ópera, preferentemente italiana: desde 1750, además de la temporada de teatro, también se programaba una temporada anual de ópera, con una compañía dedicada exclusivamente a ello. Desde finales del XVIII se introdujeron conciertos vocales e instrumentales. En el siglo XIX se popularizaron las comedias de magia y la zarzuela; la ópera se mantenía, en competencia, desde 1837, con el Gran Teatre del Liceu, que se mantuvo hasta final de siglo. Conocido como Corral de Comèdies y luego como Cases de l’Òpera (‘Casas de la Ópera’), fue llamado Teatre de la Santa Creu. En 1840 recibió el nombre de Teatro Principal, que ha mantenido.

En el último cuarto del siglo XIX empezó su decadencia. Una campaña popular impidió que fuera derribado en 1889 aunque abandonó su dedicación a la ópera y tuvo un papel importante en la renovación del teatro en catalán. Un nuevo incendio en 1915, marcó el principio del fin; reconstruido, ya no volvió nunca a tener el prestigio precedente; cambió su nombre por el de Teatro Principal Palace. En 1924 y 1933 padeció dos incendios, el último de los cuales destruyó por completo el interior. En la reforma, se abandonó la estructura a la italiana y se construyó una sala moderna, con platea y un único piso superior que llegaba a cubrir media platea.

Posteriormente la sala, reformada, se dedicó al cine, las variedades y el género ínfimo, y una parte del edificio alojó un frontón. En una planta superior se instaló un cabaret. Hacia los años ochenta y noventa del siglo XX empezó a acoger esporádicamente conciertos, recitales e incluso espectáculos teatrales y operísticos En enero de 2006 cerró de nuevo sus puertas como teatro. Hasta hoy en día.

En un futuro próximo os relataremos la cena que se ofrece durante el espectáculo y muchas más noches que pasemos en este nuevo punto de encuentro de la noche Barcelonesa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*