Chamonix, de toda la vida

Además de eventos y presentaciones, aprovechamos la buena mesa para reuniones de trabajo y tratos varios.

 

FIDEUÁ

FIDEUÁ

 

La semana pasada descubrimos un restaurante “de toda la vida” donde, además de hacer negocios, disfrutamos de una fideuá en buena compañía.

Más de 25 años de tradición avalan este restaurante de cocina tradicional a precios ajustados (como muestra, su menú degustación a un módico precio, 28€), como dice el lema del local “No tenemos estrellas Michelin pero sabemos cocinar”.

La carta del restaurante se divide entre las degustaciones (a precio más que asequible) que van desde la ensalada de la casa, las croquetas, los boquerones, mousse de pato, calamares a la andaluza, pimiento relleno de bacalao y hongos, una pieza de canelón trufado, anchoas con tomates secos, espinacas con gambas, glaseado de anchoas, las imprescindibles patatas bravas, el queso manchego seco, pulpo a la gallega, jamón de jabugo bellota, gambas al ajillo, bacalao con picada y como no, pan con tomate.

CALAMARES Y PAN CON TOMATE

CALAMARES Y PAN CON TOMATE

La carta propiamente dicha incluye (además de la ración completa de los platos anteriormente mencionados) entrantes fríos como el paté de importación, los espárragos con mahonesa, el lomo ibérico de bellota, salmón ahumado o foie gras d’oie truffé. Los entrantes calientes van desde spaghetti con gambas o de la casa o la Paella parellada.

Como segundos platos de pescado encontramos las colas de langostino a la crema, el lenguado a la plancha, merluza o rape a la marinera, el bacalao extra (con picada), la parrillada de pescado o las gambas de la costa a la plancha.

Como Carnes ofrecen el entrecote de ternera a la parrilla o bien con salsas de mostaza o pimienta, la escalopa de ternera, el osso-buco, el solomillo de buey a la parrilla o en salsa y los pies de cerdo con picada.

Sus postres van desde la coca de Llavaneres o de cabello de ángel, a la crema catalana. la crep de chocolate, el “Fresachef” (helado, fresas y chocolate), las fresas con nata, el sorbete de limón y mandarina u helados variados de la firma Haagen Dazs.

Restaurante Chamonix (situado en la calle Compte d’Urgell 67, en Barcelona) se ha convertido en un clásico de la cocina tradicional de Barcelona, un establecimiento con gran tradición y mayor aprecio por la buena comida, abierto desde el año1985. Decorado en estilo clásico, con paredes y mesas de madera, este restaurante está amueblado para la absoluta comodidad de los clientes.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*